7 recomendaciones para mejorar su relación con el maestro de su hijo

Por Amanda Morin

En ocasiones es posible que usted y el maestro de su hijo no estén de acuerdo, y eso está bien. Sin embargo, si los desacuerdos afectan su relación, la fricción puede afectar también a su hijo. Estas recomendaciones pueden ayudar a mejorar su relación con el maestro.

1. Anote sus ideas

Considere escribir lo que quiere decir antes de reunirse con el maestro. (Puede utilizar esta hoja de trabajo para la conferencia de padres y maestros). Puede ayudarlo a priorizar sus inquietudes y mantenerse enfocado. También puede evitar que olvide lo que quiere decir si la conversación se torna emocional o cambia de dirección.

2. Utilice afirmaciones que comiencen con "yo"

Trate de enmarcar las inquietudes que surgen de su punto de vista, utilizando afirmaciones en primera persona. Esta es una manera empática de compartir sus pensamientos. Además contribuye a evitar que el maestro tome sus afirmaciones como algo personal.

Por ejemplo, una afirmación en segunda persona como "¿por qué usted no me notificó que Tomás no estaba entregando sus tareas?” puede poner al maestro a la defensiva y terminar la conversación.

En lugar de eso usted podría decir: “No sabía que Tomás no había estado entregando sus tareas en el último mes hasta que vi su boleta de calificaciones”. Esto explica su preocupación y permite que la conversación continúe.

3. Establezcan juntos las expectativas

Tener una conversación productiva a veces es algo más fácil de decir que de hacer. Establecer expectativas puede ayudar. Por ejemplo, usted puede decir al maestro que le gustaría escuchar su punto de vista, y también expresar el suyo. Puede añadir que usted sabe que las opiniones de ambos serán respetadas. Sugiera que ninguno interrumpa al otro hasta que ambos hayan terminado de hablar.

4. Haga una lista

Una manera de iniciar la conversación es sugerir que juntos hagan una lista de las cosas en las que están de acuerdo y en las que no lo están. Comiencen con los aspectos positivos, enumerando aquellos en los que están de acuerdo. Luego continúen con aquellos en los que no están de acuerdo. Esto puede ayudar a aclarar las cosas para ambos. También puede ayudarlos a unirse en torno al objetivo común de ayudar a su hijo.

5. Comparta materiales de apoyo

Si usted tiene ejemplos del trabajo escolar u otros registros relacionados con las cosas que le preocupan, compártalos con el maestro. Pueden ayudar a poner en contexto y sustentar su punto de vista. También pueden ayudar a que la conversación se mantenga enfocada en las necesidades de su hijo.

6. Comuníquese claramente y busque soluciones

Aclare que usted está buscando soluciones a sus inquietudes. O si solo quiere mencionarlas, asegúrese de que también eso quede claro. Pida al maestro que le dé sugerencias de cosas que pudieran ayudar. También ofrezca sus propias sugerencias. Por ejemplo, si usted ha leído acerca de una que piensa que podría ayudar, sugiérala y pregunte al maestro su opinión.

7. Envíe un correo electrónico

Enviar un correo electrónico después de la conversación le da la oportunidad de agradecer al maestro de su hijo por su tiempo y por la información. También los ayuda a usted y al maestro a procesar lo que conversaron y a resumir las decisiones y puntos claves.

El correo electrónico es además un registro de lo que se habló, en caso de que necesite esa información más adelante. Usted puede descargar un hoja para anotar sus comunicaciones para tener un registro de estas conversaciones.

    Díganos qué le interesa

    Comparta

    Acerca del autor

    Acerca del autor

    Amanda Morin es la directora de liderazgo intelectual en Understood y la autora de

    Revisado por

    Revisado por

    Virginia Gryta (MS) enseña y es mentora de estudiantes en proceso de obtener una maestría y certificación en educación especial en Hunter College.