Cómo me ayudó mi plan IEP de transición a comenzar la universidad con confianza

Por The Understood Team

Hoy, soy una estudiante de tercer año en Arizona State University que se está especializando en psicología. Pero el camino hasta aquí no fue fácil.

Hace cinco años, me miré al espejo y vi a una chica de bachillerato que había pasado por tantas cosas. Fui identificada con discalculia en 6º grado. Pero no fue sino hasta el bachillerato que acepté mi diagnóstico y empecé a recibir el apoyo que necesitaba para tratar mis dificultades con las matemáticas.

Me preguntaba si estaba lista para la universidad. La había sido una constante durante el bachillerato y durante varios años antes de eso. Cuando era más joven, a veces era reacia a trabajar con mis maestros de educación especial, pero ahora sé que los apoyos y servicios estaban ahí para apoyarme.

Durante mi segundo año, mi maestra de educación especial me habló de una próxima “reunión del plan IEP de transición”. No estaba segura de esto hasta que ella me explicó de qué se trataba. Sería una reunión en la que mi equipo del IEP, incluidos mis maestros, el director, mi abuela (quien era mi tutora legal) y yo, nos reuniríamos para hablar acerca de mis objetivos para el resto del bachillerato y después de la graduación.

La perspectiva de graduarse del bachillerato puede ser abrumadora. ¡Decir que estaba nerviosa sería quedarme corta! Pero mi maestra de educación especial me dijo que el objetivo de la reunión era ayudar a que me sintiera menos ansiosa por lo que estaba por venir. Me preparé para ello, pensando en lo que quería para mi futuro.

Llegó la reunión y discutimos dónde me veía yo en el futuro. Sabía que quería ir a la universidad y tener una carrera exitosa. Pero no tenía un plan específico de cómo llegar ahí, por lo que usamos la reunión para discutir eso.

El resultado fue un plan IEP de transición. Incluía pasos para prepararme para la universidad y más allá. Aquí está solo una muestra de cuáles eran las metas que surgieron de la reunión:

  1. Investigar 3 universidades que tengan apoyos para estudiantes con dificultades de aprendizaje y de atención
  2. Presentar el SAT con adaptaciones durante mi 3º año de bachillerato
  3. Empezar a investigar acerca de becas universitarias que coincidan con mis aptitudes
  4. Crear un currículo de trabajo y una carta de presentación de mis trabajos
  5. Completar 100 horas de servicio comunitario para impulsar mi solicitud de ingreso a la universidad

En el transcurso de los próximos años, seguí este plan. Me preparé y presenté el SAT. Trabajé como voluntaria durante 100 horas en mi escuela, la comunidad y mi iglesia. Y desarrollé mi currículo y una carta de presentación, que todavía actualizo de vez en cuando y utilizo hasta hoy.

Una gran parte de cualquier plan de transición es trabajar para estar listos y preparados para abogar por uno mismo en la universidad y más allá. Mi maestra de educación especial y yo nos habíamos enfocado en eso, y trabajar en el plan de transición fue una gran práctica para esto.

Después de investigar universidades, apliqué y fui aceptada en la Arizona State University (ASU). Planeé especializarme en psicología. También investigué y gané algunas becas, incluida la beca Anne Ford de NCLD.

Durante la última mitad de mi último año de bachillerato, el equipo de transición se reunió de nuevo para revisar mi plan e incluir algunas metas para la universidad:

  1. Recibir servicios para discapacitados en ASU
  2. Aprender cómo tomar el transporte público para llegar al campus de ASU todos los días
  3. Buscar orientación universitaria y tutoría cuando lo necesite

Tener un plan de acción para la universidad y mi futuro me ayudó a tranquilizar mi mente. Me permitió enfocar mi atención en graduarme con éxito del bachillerato.

El verano siguiente a la graduación, mi maestra de educación especial y yo fuimos juntas al Disability Resource Center de ASU para reunirnos allí con un consejero. Queríamos estar seguras de que mi inscripción a los servicios universitarios estaba completa y lista para cuando empezara en el otoño. También queríamos asegurarnos de que mis estuvieran consideradas.

Hasta ese momento supe que había dado los pasos necesarios para empezar la universidad con el pie derecho.

Al pensar en ello ahora, tres años después, como universitaria, estoy muy agradecida por mi plan IEP de transición. Cuando miro al espejo hoy, vea a una joven mujer que sabe que puede tener éxito y cumplir sus metas.

Las opiniones, puntos de vista, información y cualquier contenido en los blogs de Understood.org son responsabilidad únicamente del escritor del blog y no necesariamente reflejan los puntos de vista, valores, opiniones y creencias, ni están avaladas por Understood.

    Díganos qué le interesa

    Comparta