El equipo de fútbol de Oklahoma se queda corto, pero Erick Wren acepta su discapacidad de aprendizaje con la cabeza en alto

Por Tara Drinks

Erick Wren cree que se puede lograr cualquier cosa que uno se proponga, aunque se tengan diferencias de aprendizaje.

El centro fue una pieza fundamental en la ofensiva de los Oklahoma Sooners durante el campeonato nacional de fútbol colegial de esta temporada. Sin embargo, Wren llegó a ser el número 2 de ese equipo sin tener una beca, y siguió un camino inusual.

Wren se enteró que tenía una en primaria. Le dijeron que no podría estar al mismo nivel académico que los otros estudiantes.

Sin embargo, Wren se negó a aceptar que no podía salir adelante en la escuela. “Creo que puedo lograrlo”, le dijo a sus padres. “Creo que puedo hacer el mismo trabajo que los demás”.

Con fe en sí mismo, Wren se graduó de bachillerato. También fue una estrella del fútbol americano. Sin embargo, la combinación de sus calificaciones y su puntuación en el SAT no cumplieron con los requisitos académicos para jugar en la División I del fútbol colegial.

Wren decidió asistir a un colegio universitario en Western Arizona. Allí se esforzó mucho, convencido de que algún día jugaría en una División I del fútbol colegial. Esa oportunidad llegó cuando fue transferido a University of Oklahoma.

“Mi actitud siempre me ha impulsado", comentó Wren. “No quería ser el último en esas clases”.

Después de ser transferido, Wren empezó a jugar en el equipo de fútbol de Oklahoma sin tener beca. Su ética de trabajo y su atletismo prontamente capturaron la atención de sus compañeros de equipo y entrenadores. Ganó la posición de centro y se convirtió en el favorito de los aficionados.

Con el aplauso de sus compañeros, también obtuvo una beca por sus contribuciones al equipo. Usted puede ver el conmovedor momento en el video a continuación.

Extremely proud of how hard @ErickWren has worked for himself and his teammates. He has truly earned this scholarship! pic.twitter.com/OOivtCufaz— Bob Stoops (@OU_CoachStoops) September 26, 2016

[Muy orgulloso del esfuerzo que @Erick Wren ha hecho por él y sus compañeros de equipo. ¡Realmente se merece esta beca!]

La semana pasada, Oklahoma perdió frente a Georgia con una doble derrota en tiempo extra en el juego del campeonato nacional realizado en Rose Bowl (Georgia jugará contra Alabama por el primer premio este lunes 8 de enero).

Pero a pesar de haber perdido, Wren sigue viviendo su sueño universitario. Él atribuye su éxito académico y en los deportes al firme apoyo que le dieron sus padres.

“Es todo lo que podía pedir, que me apoyaran”, dijo en la entrevista. “Mis padres realmente me apoyaron y me condujeron a este momento”.


    Díganos qué le interesa

    Comparta

    Acerca del autor

    Acerca del autor

    Tara Drinks es directora asociada en Understood.