Aprendizaje a distancia antes y ahora: Por qué se ha vuelto más fácil para esta familia

En primavera, el aprendizaje remoto fue difícil para Lee Ann Small y sus tres hijos en edad escolar. Sin embargo, ahora está funcionando mucho mejor. ¿Qué cambió? La actitud de sus hijos, quienes han asumido más responsabilidad por la escuela.

Melody, Noelle y John Isaac piensan y aprenden de manera diferente. Melody está en décimo grado, Noelle en noveno y John Isaac en cuarto.

Lee Ann educaba en el hogar a sus hijos en ciertos momentos. Pero cuando comenzó el cierre de las escuelas por la pandemia, sus hijos asistían a diferentes escuelas privadas con enfoques diferentes para la educación a distancia. Esto significó que tanto Lee Ann como sus hijos necesitaron acostumbrarse a ello.

Este otoño, Lee Ann está menos involucrada y no tiene que hacer malabares con los deberes escolares de cada uno. Ahora se concentra principalmente en su hijo menor. Y esto es gracias a sus hijos mayores, especialmente Noelle.

A continuación, Lee Ann nos habla del alivio que siente de que las cosas hayan mejorado y por qué está orgullosa del progreso de sus hijos.

Determinar si nuestros hijos serán educados en la casa (homeschooling en inglés), es una decisión que mi esposo y yo siempre tomamos cada año y en función de cada niño. En este momento, Melody y Noelle están en escuelas privadas y John Isaac está siendo educado en casa. Todos están aprendiendo a distancia.

Mis tres hijos tienen adaptaciones. Melody tiene dislexia, discalculia y velocidad de procesamiento lenta. Se le otorga tiempo adicional durante los exámenes y no es calificada en ortografía, a no ser que se trate de un examen de inglés.

Noelle tiene una discapacidad intelectual y está inscrita en una escuela para estudiantes con necesidades especiales. Además tiene TDAH. John Isaac tiene dislexia y TDAH. Un especialista en dislexia le proporciona clases de lectura tres veces por semana.

La comunicación con los maestros de Melody y Noelle ha sido relativamente fácil. Melody siempre ha sido alguien que aboga por sí misma y le dice a sus maestros lo que necesita. He tenido poca interacción con los maestros de su nueva escuela.

Noelle está en una clase a nivel de bachillerato con su maestro y un asistente docente. Yo puedo enviar un correo electrónico o un mensaje de texto al maestro en cualquier momento que encontramos un desafío.

Seguir el progreso de mis hijos también ha sido más fácil. La escuela de Melody proporcionó una app a la que yo puedo acceder para ver sus calificaciones. Y en el caso de Noelle, recibo sus informes de progreso por correo electrónico.

Tengo que decir que estoy muy orgullosa de mis hijos por cómo se están adaptando. Sé que el aprendizaje a distancia no ha sido nada fácil. Noelle realmente ha estado a la altura del reto. Ahora es proactiva y termina sus tareas a tiempo. Estoy muy agradecida de que el aprendizaje a distancia esté funcionando para nosotros.

Obtenga recomendaciones para el aprendizaje desde la casa y facilitar las lecciones por video.

Comparta

Próximos pasos