10 sugerencias para evitar las crisis y las sobrecargas sensoriales en los viajes

Por Amanda Morin

Viajar con niños puede ser complicado en cualquier circunstancia. Sin embargo, las dificultades del procesamiento sensorial pueden añadir retos particulares. Estos consejos pueden ayudarlo a anticipar las sobrecargas sensoriales y evitar las crisis sensoriales durante las vacaciones.

1. Lleve un “kit sensorial de viaje”

Si su hijo tiene sensibilidad visual o es sensible a los sonidos, texturas u olores, probablemente usted ha encontrado herramientas que lo ayudan. Guarde en una mochila pequeña objetos como gafas de sol, audífonos y objetos antiestrés. Téngalos al alcance de su hijo en el carro o el avión para que pueda agarrarlos si usted está ocupado en otra cosa. También puede beneficiarse del “esfuerzo” de cargar una mochila.

2. Empaque artículos de aseo que conozca

Aunque los hoteles o la casa de familiares donde se hospeden proporcionen champú, jabón, pasta de dientes y toallas, su hijo podría sentirse abrumado por las texturas, olores o sabores nuevos. Empaque los artículos de aseo personal que él acostumbra a usar y toallas que usted sabe que usará. Es un modo sencillo de hacer que su hijo se sienta como en su casa.

3. Practique su viaje

Para los niños mayores esto puede significar revisar el trayecto, las rutinas y los horarios del viaje. También puede significar hablar de la información sensorial que podría experimentar. Por ejemplo, una gran ciudad puede ser ruidosa incluso en la noche o podría tener olores desconocidos.

Los niños pequeños se pueden beneficiar de un simulacro. Convierta su casa en un “aeropuerto” o en un “museo” y practique lo que podría ocurrir en esos lugares. Proporcione estímulos multisensoriales, como reproducir sonidos de un avión, hacer que lleve su maleta o mostrarle un video de aviones.

También pueden practicar pasar por seguridad en el aeropuerto. Si le preocupa su capacidad para hacerlo el día del viaje, lea cómo el oficial del TSA puede ayudar.

4. Deténgase para descansar con frecuencia durante los viajes en auto

Permanecer sentado durante largo rato en un espacio pequeño puede ser difícil para cualquier niño. Más aún si el niño tiene dificultades del procesamiento sensorial. Incluya en su plan de viaje descansos de 10 minutos cada cierto número de horas.

Si su hijo necesita momentos de tranquilidad, localice en el mapa parques o áreas de descanso en en del trayecto. Si necesita más estimulación sensorial, dele un balón de fútbol para que lo patee. Si se detiene en una estación de servicio, pídale que entre y escoja algo de comer para el camino.

5. Incluya tiempo adicional en el programa

Programe tiempo adicional para llegar a su destino. Así reducirá la posibilidad de que usted o su hijo se sientan abrumados por el estrés de tener que apurarse para llegar a tiempo. También puede prevenir una crisis emocional por ansiedad.

Si en cualquier momento durante su viaje usted se siente estresado, no dude en tomarse un descanso. Si usted está tranquilo, también ayudará a su hijo a tranquilizarse.

6. Busque áreas tranquilas durante la espera en los aeropuertos

Si pierde un vuelo o tiene una escala entre vuelos prolongada, la espera puede ser difícil para su hijo. Para algunos niños, el ruido de los anuncios del aeropuerto, la gente corriendo para alcanzar su vuelo y los aviones despegando puede ser abrumador.

Realice una caminata por el terminal para buscar una zona tranquila. Algunos aeropuertos tienen centros de actividades que su hijo podría disfrutar si no están demasiado llenos. También puede que hayan áreas "sensorialmente amigables" para los viajeros.

7. Sea estratégico para el embarque

Muchas aerolíneas ofrecen adaptaciones para familias que las necesitan. Llame antes de viajar para averiguar qué pueden hacer para ayudar. Algunas aerolíneas ofrecen preembarque, pero si a su hijo le funciona mejor entrar al avión de último, pregunte si es posible.

Otras cosas a considerar es solicitar un asiento de pasillo o los que no tienen asientos enfrente para tener más espacio. Informe a los sobrecargos que su hijo podría necesitar asistencia adicional. Asegúrese de explicarles que no hay ningún peligro, pero que usted prefiere que estén informados.

8. Permita que su hijo se acostumbre a su ropa de viaje

Si está viajando a un lugar con un clima diferente, puede que su hijo necesite tiempo para acostumbrarse a la ropa para un clima diferente. Deje que practique ponerse y quitarse su traje de baño en la ducha o en la tina para asegurarse de que es cómoda.

Si es posible, deje que su hijo seleccione la ropa que va a usar y que la empaque. Muchos niños con dificultades del procesamiento sensorial tienen preferencias distintas. Llevar ropa nueva puede ser un motivo de estrés adicional durante el viaje.

9. Lleve alimentos conocidos

Viaje preparado si su hijo es sensible a los sabores y texturas de los alimentos o si suele enojarse cuando tiene hambre. Tal vez no rechace la comida que sirvan en la casa de su anfitrión o en el restaurante del hotel.

Lleve consigo alimentos que sabe que le gustan en lugar de pedirle que se adapte a los nuevos. Quizás tenga que solicitar una pequeña nevera en su habitación del hotel. Si se hospeda en la casa de amigos o familiares pregunte si puede guardar en su refrigerador los productos que compre.

10. Siga la misma rutina que tiene en casa

Durante las vacaciones es tentador dejarse llevar, pero un cambio de rutina puede ser problemático para algunos niños. Ayude a su hijo a irse a dormir y despertarse a la misma hora que en la casa. Siga las mismas reglas.

También tenga presente sus ritmos usuales. Si su hijo se irrita por las noches, es recomendable terminar la jornada de viaje antes de la hora de la cena. Si las mañanas son complicadas, evite salir muy temprano.

    Díganos qué le interesa

    Comparta

    Acerca del autor

    Acerca del autor

    Amanda Morin es la directora de liderazgo intelectual en Understood y la autora de

    Revisado por

    Revisado por

    Bob Cunningham (EdM) es director ejecutivo del desarrollo del aprendizaje en Understood.