Cómo usar los objetos antiestrés

Los objetos antiestrés pueden ayudar a algunos niños a enfocarse o tranquilizarse. Pero muchos niños los usan como juguetes. Averigüe cómo hablar de esto y establecer reglas para su uso en la casa.

Los objetos antiestrés (o fidgets en inglés), como las pelotas para apretar y llaveros, se pueden utilizar como herramientas de autorregulación. Promueven el movimiento y la estimulación táctil. Por eso, pueden ser excelentes para los niños que tienen dificultad con la atención, la concentración y el . Pero los niños pueden darles el uso equivocado.

El problema es que los niños a menudo los reciben sin que se les explique cuál es su uso. Y entonces las familiares y los maestros se enojan cuando juegan con ellos, en lugar de usarlos como una herramienta.

Por eso es importante explicarles cómo usar los objetos antiestrés. Estas son algunas ideas para comenzar.

Hable con su hijo sobre los objetos antiestrés

Primero, explíquele a su hijo qué es un objeto antiestrés. Hable de que son una herramienta que ayuda a las personas a enfocarse o tranquilizarse cuando se sienten abrumadas. No son un juguete.

Después hable de los objetos antiestrés que son adecuados para usar en la casa. Pregúntele a su hijo cuáles prefiere. A algunos niños les gusta los objetos giratorios. A otros les gusta pellizcar y estirar un objeto blando. Tenga presente que los gustos y las necesidades de su hijo en cuanto a los objetos antiestrés pueden cambiar a medida que avanza el día, dependiendo de lo que haya sucedido.

Identifique con su hijo los momentos específicos en los que podría necesitar uno de estos objetos. Por ejemplo, al hacer los deberes escolares. Si se siente abrumado después de un día muy ajetreado en la escuela. O si tiene que permanecer sentado en una sala de cine.

Establezca reglas claras para los objetos antiestrés

Hable con su hijo sobre las reglas de uso de los fidgets en la casa. Si no está seguro por dónde empezar, estas son algunas reglas que podría considerar.

Regla #1: Ser consciente. Antes de agarrar un objeto antiestrés, piensa si lo necesitas. Si no sabes, revisa la regla #2.

Regla #2: Usar un juguete antiestrés únicamente para que te ayude a concentrarte, poner atención o tranquilizarte. No está permitido usarlo como juguete.

Regla #3: No lo uses si distrae o interfiere con el trabajo de otras personas. Si este es el caso, usa un objeto antiestrés diferente. O elige una estrategia que sea más adecuada para el entorno o la actividad.

Regla #4: Cada vez que dejes de usar un objeto antiestrés, colócalo en su lugar. (Algunas familias los guardan en una cesta designada para eso).

Probar los objetos antiestrés

Si usted quiere que su hijo pruebe un objeto antiestrés, existen muchas opciones para elegir. Pruebe hasta encontrar el que funcione mejor para su hijo.

Una vez que esté listo, puede designar un recipiente para guardar los objetos antiestrés. Coloque las reglas en un lugar donde su hijo pueda verlas y revisarlas fácilmente. Siga teniendo conversaciones sobre si lo están ayudando. Con el tiempo, los niños podrán explicar mejor cuáles son útiles y cuáles no.

Averigüe más acerca de por qué los niños son inquietos. Descargue un contrato de objetos antiestrés para que usted y su hijo acuerden cuándo, dónde y cómo se puede usar.

Comparta

Próximos pasos