Los expertos opinan: “¿Puede mi hijo cambiar de maestros en la mitad del año escolar?”

Por El equipo de Understood

Estar en el salón de clases apropiado es un gran beneficio para los chicos con dificultades de aprendizaje y de atención. Así que si su hijo y su maestro no son compatibles, puede que usted se pregunte si es posible cambiar de maestros en la mitad del año escolar.

Hay muchas cosas que usted puede hacer para mejorar la situación antes de considerar un cambio. Puede empezar por hablar con el maestro acerca de sus preocupaciones. También puede solicitar estar presente en el salón de clases para observar lo que está ocurriendo y qué se espera de su hijo, y así poder crear un plan de acción para resolver los problemas.

Pero ¿qué pasa si esos pasos no son eficaces y usted no quiere que su hijo permanezca en ese salón de clases? A continuación, cinco expertos opinan sobre la posibilidad de cambiar de maestros en la mitad del año escolar.

¿Es posible cambiar de maestros en la mitad del año escolar?

Bob Cunningham, asesor interno de Understood: Es posible, pero es muy poco común. Incluso, aunque las cosas no marchen bien para un niño (o para toda la clase), las escuelas generalmente son reacias a hacer cambios.

En ocasiones, no quieren hacer cambios para un niño que pudieran fomentar que otras familias también soliciten cambios. Otras veces, las escuelas quieren reforzar en los maestros el mensaje de que ellos son responsables de cada uno de los estudiantes. No importa por qué una escuela es renuente a hacer un cambio, no hay nada que le impida a usted solicitar a la administración cambiar de maestros.

Kristen Hodnett, profesora en el departamento de educación especial de Hunter College: No es una práctica común. Pero si usted tiene buenos argumentos que sustenten por qué es necesario, y es persistente, puede lograr que cambien el maestro de su hijo.

Sin embargo, si está pensando hacerlo, es importante que sepa los motivos por los que las escuelas tratan de evitar esa situación. Generalmente los directores desaprueban hacer cambios ya que podría afectar negativamente a uno de sus maestros. Y algunas escuelas creen que previene que las familias y los estudiantes aprendan a resolver los problemas y mejorar la relación si se les diera más tiempo.

Ginny Osewalt, ex maestra de educación especial en escuelas públicas: Solicitar un cambio porque su hijo y su maestro no son afines es un acto extremo. De hecho, cambiar de maestros durante el año escolar es extremo e inusual. Cada uno de los maestros de su hijo no va a ser necesariamente compatible con él.

Claudia Rinaldi, presidenta del departamento de educación especial y profesora asociada de educación en Lasell College: Es por lo general muy difícil que su hijo cambie de maestros en la mitad del año escolar. Comúnmente los directores no lo aprueban.

Kristy Baxter, ex directora de Churchill School en la ciudad de Nueva York: La mayoría de las escuelas no hacen un cambio a menos que sea el último recurso. Y aun así, la escuela puede que se resista a la idea. Un cambio podría ser contraproducente para su hijo. Él tiene amigos y conoce la rutina de la clase, y cualquier cambio es complicado. Usted tiene que sopesar las ventajas y desventajas de un posible cambio.

Pero primero, es importante tratar de evaluar qué está ocurriendo en el salón de clases. ¿Su hijo le teme a su maestro o no se siente seguro en la clase? ¿Existe una situación social o un problema de acoso que el maestro no está atendiendo? ¿Su hijo cree que le resulta antipático a su maestro o que lo está ignorando?

¿En qué circunstancias es una buena idea y cuándo es una mala idea?

Bob Cunningham: Puede que sea una buena idea solicitar un cambio cuando un maestro no está siguiendo aspectos del o el de su hijo. También es buena idea cambiar si un maestro es evidentemente antipático con su hijo o lo discrimina. O si el maestro es inapropiado cuando se comunica con usted.

Solicitar un cambio porque su hijo no está contento, sus amigos están en un salón diferente o usted no está de acuerdo con las decisiones del maestro probablemente no lo lleven a ningún lado. Todas esas son cosas que la escuela debería ayudarlos a resolver. Pero probablemente no sean vistas como buenas razones para hacer un cambio de maestros.

Claudia Rinaldi: Es buena idea solicitar un cambio si cree que su hijo está siendo discriminado debido a su raza, idioma, cultura u otro motivo.

Kristen Hodnett: Cambiar de clases es algo que se hace cuando usted siente que no tiene otra opción. Debe estar sustentado por evidencias de que la autoestima, de su hijo, su salud o su aprendizaje están siendo perjudicados.

¿Cuál es la mejor manera de proceder?

Ginny Osewalt: Haga una solicitud formal por escrito al director. Luego, programe una reunión cara a cara. Lleve consigo cualquier documento que respalde su petición. Esto podría incluir copias de trabajos relevantes que su hijo haya hecho y correos electrónicos que haya intercambiado con el maestro (guarde copia de todo lo que ha enviado).

Bob Cunningham: Solicite una reunión con el director u otro funcionario escolar. Sea lo más específico posible y proporcione ejemplos detallados de las acciones del maestro que lo preocupan. Puede que requiera varias reuniones antes de que el director esté de acuerdo en aprobar el cambio. Así que también esté preparado para acordar un plan de acción dirigido a resolver sus inquietudes.

Si su hijo tiene un IEP o un plan 504, también puede expresar sus inquietudes al equipo o comité. De nuevo, ellos puede que sean muy reacios a cambiar el maestro de un estudiante. Pero tienen la autoridad de hacerlo cuando lo creen necesario. Al igual que con el director, prepárese para proporcionar ejemplos específicos y presentar documentos que respalden su solicitud de cambiar de maestro.

Kristy Baxter: Solicite una cita para reunirse con el director. Vaya preparado, sea específico, lleve documentación de sus esfuerzos que estén al día y enfóquese en las necesidades de su hijo. Trate de evitar quejarse de los atributos personales del maestro.

En lugar de eso, enfatice que los métodos del maestro o su estilo de enseñanza no son compatibles con las fortalezas y la manera de aprender de su hijo. Explique cómo la situación actual está afectando la habilidad de su hijo para aprender, su autoestima y su deseo de asistir a la escuela. Sea firme y claro de que usted necesita ver cambios positivos a corto plazo.

Kristen Hodnett: Comuníquese con el director y acuerden una reunión. Prepare una agenda para la reunión que describa sus inquietudes. Discuta las medidas que ha tomado anteriormente y explique su deseo de hacer un cambio.

Una conversación con el director puede que no conduzca a un cambio inmediato. Pero permitirá implementar una intervención. Si no es efectiva, es importante que solicite un cambio de manera formal.

Programe una reunión o una conferencia por teléfono con el director de la escuela. Escriba una carta que proporcione evidencias de su solicitud de cambiar de maestros. En su carta, y durante su discusión posterior con el director, vuelva a mencionar sus intentos de resolver los problemas. Enfatice la urgencia de atender las necesidades de aprendizaje de su hijo y por qué un cambio de maestros sería la mejor medida a seguir.

Más cosas que puede hacer

Un salón de clases apropiado es beneficioso para los chicos con dificultades de aprendizaje y de atención. Sin embargo, cambiar de salón no siempre es la mejor decisión o incluso algo que usted pueda lograr.

Es importante que trate de colaborar con el maestro de su hijo. Obtenga consejos para resolver dificultades que podría tener con el maestro. Descubra maneras de abogar eficazmente por su hijo. Y aprenda cómo puede solicitar un maestro en particular para el próximo año.

    Díganos qué le interesa

    Comparta

    Acerca del autor

    Acerca del autor

    El equipo de Understood está integrado por entusiastas escritores, editores y moderadores de la comunidad en línea. Muchos de ellos tienen hijos que piensan y aprenden de manera diferente.