¿Por qué dejo que mi hijo use pantalones cortos en el invierno?

Por The Understood Team

Estamos a la intemperie en la parada del autobús escolar. La temperatura es de 35oF y el viento sopla fuerte. Todos los niños están abrigados con sombreros, guantes, botas y abrigos. Pero un niño está vestido distinto.

Ese niño es mi hijo. Sobresale porque es insólito que use pantalones cortos y zapatos deportivos. Sin sombrero, sin guantes y solo con una camiseta debajo de su sudadera.

Debo explicar cómo llegamos a esta situación.

Mi hijo siempre ha sido quisquilloso para vestirse. Entre las prendas que no le gustan se encuentran los jeans de mezclilla, las cremalleras, los botones, la lana, las botas de invierno, los suéteres que “pican”, la ropa demasiado suelta, la ropa demasiado apretada y los calcetines más arriba de los tobillos.

Además, las prendas de vestir deben usarse de cierta manera. Las mangas deben ajustarse perfectamente en la muñeca. Los cordones de los pantalones (porque no usamos cremalleras) deben estirarse correctamente y atarse con un nudo marinero, no con un nudo corredizo (¡hay una gran diferencia!).

La vestimenta ideal de mi hijo consiste en zapatos de deportes, pantalones cortos de correr con una cinta elástica en la cintura y una camiseta. Y eso es lo que llevaba esa mañana fría y ventosa de invierno. Hemos estado luchando con él durante semanas para que use ropa más abrigada y eso estaba ocasionando que nuestras mañanas fueran un absoluto desastre. Estaba harto de las discusiones y el drama, así que le dije, “¿sabes qué? Ponte lo que quieras”.

Salimos y él caminó delante de mí hacia la parada de autobús con sus pantalones cortos. Yo caminaba justo detrás de él, llevando su abrigo de invierno, sus guantes, su sombrero y un pantalón. Luego de uno o dos minutos empezó a temblar un poco. Pasó otro minuto, y con indiferencia me pidió sus guantes y se los di. Mientras el autobús se detenía en la parada, le metí el abrigo, el sombrero y el pantalón en su mochila. Él entró y se volteó. Me di cuenta que tenía frío.

Me encantaría decir que mi hijo aprendió la lección ese día y empezó a usar pantalones para ir a la escuela. Pero no sería cierto. Sin embargo, empezó a usar su sombrero y sus guantes más seguido. También intentamos implementar algunas de las recomendaciones de los expertos para que los niños usen ropa de invierno y nos ayudó un poco.

El otro día, para mi sorpresa, mi hijo me preguntó cuál era la temperatura afuera. Cuando se lo dije, me preguntó si eso significaba que hacía frío. Le contesté, “por supuesto que sí”. Podía imaginar los engranajes girando en su cabeza mientras miraba sus guantes de invierno.

Mi hijo se pondrá la ropa que quiera usar. Pero me aseguraré de tener cerca su abrigo de invierno para cuando esté listo.

Las opiniones, puntos de vista, información y cualquier contenido en los blogs de Understood.org son responsabilidad únicamente del escritor del blog y no reflejan necesariamente los puntos de vista, valores, opiniones y creencias, ni están avaladas por Understood.

    Díganos qué le interesa

    Comparta