Ir a contenido

Mentalidad de crecimiento: Lo que necesita saber

Por Amanda Morin

De un vistazo

  • La mentalidad de crecimiento se refiere a la manera en que enfrentamos los desafíos y los contratiempos.

  • Tener una mentalidad de crecimiento es muy beneficioso.

  • Hay muchas maneras de ayudar a los niños a desarrollar una mentalidad de crecimiento.

“No puedo hacer esta tarea. No entiendo matemáticas”.

“No logro hacer todavía esta tarea. No entiendo este problema de matemáticas”.

¿Le parece que su hijo podría decir alguna de estas dos afirmaciones? ¿Cuál? La manera en que su hijo enfrenta los desafíos, no es solamente acerca de estar motivado o ser resiliente. Podría ser el resultado de tener lo que se conoce como una mentalidad de crecimiento.

Este término describe cómo enfrentamos los retos y los contratiempos. Las personas que poseen una mentalidad de crecimiento creen que sus habilidades pueden mejorar con el tiempo. Por otro lado, las personas con una mentalidad fija piensan que sus habilidades no pueden cambiar a pesar de que se esfuercen.

Tener una mentalidad de crecimiento puede tener grandes beneficios. Puede ayudar a los niños (y a sus familias) a enfrentar los retos de una forma diferente. Ese es el poder de la palabra “todavía” cuando su hijo se queja de la tarea. Aunque la tarea sea complicada, reconocer que no siempre será tan difícil requiere tener una mentalidad de crecimiento.

Conozca más acerca de la mentalidad de crecimiento y qué significa para su hijo.

Qué es la mentalidad de crecimiento

El concepto de mentalidad de crecimiento ha estado presente durante cierto tiempo. Fue desarrollado por la profesora Carol Dweck. Ella y sus colegas realizaron estudios que mostraron que los niños que aceptaban los retos creían que podían mejorar. Mientras que los niños que retrocedían ante los retos creían que sus habilidades no podían mejorar.

Supongamos que ciertos niños que tienen problemas con la escritura obtienen malas calificaciones en varios ensayos. Si están convencidos de que es debido a que “son malos en escritura” y que nada lo cambiará, están mostrando una mentalidad fija y es probable que dejen de intentarlo. Si los niños dicen que tienen problemas con la escritura pero continúan intentándolo, están mostrando una mentalidad de crecimiento.

No tener una mentalidad de crecimiento es algo que se puede cambiar, según Carol Dweck. Es un mito pensar lo contrario. De hecho, todos tenemos una mezcla de mentalidades fija y de crecimiento que cambia según nuestras experiencias y los comentarios que recibimos.

Tener una mentalidad de crecimiento no solo significa ser abiertos y aceptar los comentarios de los demás. Significa aceptarlos y aprender de la experiencia, y así desarrollar estrategias para mejorar. Es creer que puedes lograrlo aunque falles en algo.

La mentalidad de crecimiento es más que esforzarse

Otra idea equivocada es que la mentalidad de crecimiento es lo mismo que esforzarse. Conocer la diferencia favorece que elogie a su hijo de la mejor manera.

Alabar el talento o lo “inteligente” que es su hijo (“eres muy bueno en matemáticas”) puede promover una mentalidad fija. Es afirmar que la habilidad de su hijo en matemáticas es algo que él “posee” naturalmente.

Elogiar el esfuerzo de su hijo (“te esforzaste mucho”) es más beneficioso ya que ayuda a desarrollar su autoestima.

Sin embargo, no es suficiente para promover una mentalidad de crecimiento. Si los niños no emplean las estrategias apropiadas, no mejorarán a pesar de que se esfuercen. Lo más importante es alabar la manera en que enfrentan los desafíos, no lo mucho que se esforzaron o lo bien que lo hicieron.

Por ejemplo, usted podría elogiar la manera en que su hijo resolvió un problema de matemáticas, o el sistema que usó para que las tareas de toda la semana estuvieran listas a tiempo. Esto se llama elogiar el proceso. Enfatizar los pasos que su hijo siguió para lograr el resultado final es la mejor manera de promover una mentalidad de crecimiento.

Enfocarse en el proceso muestra que atascarse, pedir ayuda y probar nuevas estrategias también es importante. Por ejemplo, usted podría decirle a su hijo: “Estoy impresionado de lo mucho que te esforzaste en tu proyecto de ciencias. Sé que tuviste dificultad para empezarlo, pero hiciste muy bien en pedirle a tu maestro que te ayudara a dividir la tarea. Parece que trabajar con un compañero ayudó a que te responsabilizaras de terminar todo el trabajo ¡Tu calificación refleja tu esfuerzo!”.

Escuche a la experta Claudia Rinaldi explicar cómo fomentar que su hijo enfrente los desafíos.

La mentalidad de crecimiento y los niños que piensan y aprenden de manera diferente

Todos tenemos momentos en que sentimos que nunca mejoraremos en algo, o que estamos destinados al fracaso. Algunos niños enfrentan más obstáculos y contratiempos que otros, y eso puede llevar a que tengan una mentalidad fija ante ciertas dificultades.

Los niños que piensan y aprenden de manera diferente pueden sentirse juzgados y criticados. Saben que no lo están haciendo tan bien como sus compañeros y sentirse “tontos”. En consecuencia, se sienten inseguros o a la defensiva, y su desarrollo se ve perjudicado.

La mentalidad de los adultos también puede afectarlos. Puede que les digan a los niños que se “esfuercen más”, que usen las mismas estrategias o las mismas maneras de aprender que no han funcionado en el pasado. Esto no los hará sentir bien en cuanto al esfuerzo que están haciendo.

Cómo ayudar a su hijo a desarrollar una mentalidad de crecimiento

Gran parte de tener una mentalidad de crecimiento es no permitir que fracasar en algo impida seguir esforzándose por mejorar. Es importante que los niños sepan que los obstáculos pueden ser una forma de avanzar. Dígale a su hijo que hable si algo no está funcionando. Promueva que abogue por sí mismo y pida ayuda.

Los niños también necesitan saber que las personas a su alrededor creen que ellos pueden encontrar maneras de corregir sus errores. Es natural decir algo como: “No te preocupes. Tal vez ciencias no sea tu asignatura”. Esa reacción puede promover una mentalidad fija ya que le enseña que no puede mejorar en ciencias.

En su lugar, tenga una conversación sobre los pasos a seguir. Hable de lo que su hijo aprendió de la experiencia: “¿Cómo estudiarás la próxima vez? ¿Ayudaría si hablamos con el maestro? ¿Sería útil tener una guía de estudio?”.

Desarrollar una mentalidad de crecimiento es un proceso continuo. No es fácil recibir y aceptar comentarios, aprender de los errores y encontrar otras maneras de enfrentar las tareas. Pero es una manera valiosa de que los niños aprendan que los talentos pueden desarrollarse.

¿Busca maneras de ayudar a que los niños enfrenten los retos? Conozca algunas estrategias para promover el pensamiento positivo. Descubra nuevas maneras de responder cuando su hijo se sienta frustrado.

Puntos clave

  • Los niños que tienen una mentalidad de crecimiento creen que sus habilidades pueden mejorar con el tiempo.

  • Elogie la manera en que su hijo enfrenta un desafío, no solo su esfuerzo.

  • Hablar de aprender de los fracasos puede ayudar a desarrollar una mentalidad de crecimiento.

Comparta

Comparta Mentalidad de crecimiento: Lo que necesita saber

  • Facebook
  • Twitter
  • Pinterest
  • Correo electrónico
  • Mensaje de texto
  • PróximamenteGoogle Classroom

Comparta Mentalidad de crecimiento: Lo que necesita saber

  • Facebook
  • Twitter
  • Pinterest
  • Correo electrónico
  • Mensaje de texto
  • PróximamenteGoogle Classroom