Cómo dar instrucciones para ayudar a los niños con TDAH

Por Margie DeSantis

Revisado por experto Andrew Kahn (PsyD)

Los niños con pueden tener dificultad para seguir instrucciones. Tener problemas para prestar atención complica escuchar. También es posible que las estrategias sean demasiado largas o complejas para que los niños recuerden cada paso.

Existen estrategias que pueden ayudar. Estas son algunas recomendaciones para facilitar a los niños con TDAH seguir las instrucciones y completar una tarea.

1. Sea preciso

Dado que los niños con TDAH tienen problemas con la función ejecutiva, puede que no estén seguros de cómo comenzar una tarea. Usar un lenguaje preciso ayuda a que los niños sepan exactamente lo que deben hacer. Además, les proporciona la confianza necesaria para empezar. 

Una buena manera de practicar esto es decirles a los niños que hagan algo, en lugar de preguntarles. Darles instrucciones en forma de pregunta puede hacerlos pensar que tienen una opción. Por ejemplo, no diga: “¿Puedes limpiar tu escritorio?”. En su lugar, dé una indicación precisa: “Por favor limpia tu escritorio ahora. Puedes empezar por colocar todos tus bolígrafos y lápices en el portalápices”.

2. Limite las instrucciones a una o dos a la vez

Dado que el TDAH afecta la memoria funcional, los niños pueden tener dificultad para retener y recordar varios pasos a la vez. Usted puede hacerlo más fácil dándoles una o dos instrucciones a la vez y enumerando los pasos. También puede dividir las tareas grandes en partes más pequeñas. 

Supongamos que los niños están trabajando en un proyecto de arte. Tendrán que estructurar el proyecto, trabajar en él y pulirlo. Esto significa que hay varias etapas en esta tarea. Además, cada etapa tiene varios pasos. Es importante no abrumar a los niños con instrucciones para todas las etapas a la vez. En su lugar, comience únicamente con las instrucciones sobre la estructura del proyecto, y dé una o dos indicaciones a la vez. 

3. Utilice apoyos visuales

Los niños con TDAH se pueden beneficiar de tener un recordatorio visual de lo que se supone que deben hacer. Herramientas como los horarios visuales y las listas de verificación pueden ayudar a seguir los pasos sin tener que recordarlos todos. Es importante que estos pasos por escrito sean simples y directos, de igual manera que sus instrucciones verbales.

Un ejemplo de un recordatorio visual es una lista de verificación de la mochila. En ocasiones, no basta con decir simplemente “mantén organizada tu mochila”. Incluso con instrucciones verbales más específicas, los niños pueden olvidar cómo organizar sus mochilas. Una lista de verificación les recuerda exactamente los pasos a seguir para mantener sus mochilas en orden.

Estas son solo algunas recomendaciones para ayudar a los niños con TDAH a seguir instrucciones. Póngalas en práctica y averigüe qué funciona. No olvide dar comentarios positivos a los niños a lo largo del proceso. Elogiar incluso los logros más pequeños desarrolla la autoestima de los niños y les recuerda que están en el camino correcto.

Obtenga más recomendaciones sobre cómo ayudar a los niños a seguir instrucciones.

Share