Estudiantes de inglés con dificultades en la escuela: Lo que necesita saber

Puede que sea difícil aceptar que su hijo tenga dificultades del aprendizaje o de conducta. Y puede ser aún más difícil obtener la ayuda adecuada. Muchas familias enfrentan obstáculos, especialmente las familias hispanas que emigran a los Estados Unidos.

Comprender por qué su hijo tiene dificultades e involucrarse en su educación puede mejorar su desempeño en la escuela, en el hogar y en la vida diaria. Obtenga información sobre sus desafíos y cómo puede ayudarlo.

Qué son las diferencias de aprendizaje

Las diferencias en la manera de pensar y aprender son desafíos que afectan habilidades necesarias para aprender, trabajar y en la vida diaria. Son causadas por diferencias en cómo el cerebro procesa la información. Las diferencias en la manera de pensar y aprender no están relacionadas con la inteligencia. Los niños son tan inteligentes como cualquier otro niño. Además, son muy comunes. Alrededor del 20% de las personas las tienen.

Algunas de estas diferencias incluyen dificultades con la lectura, la escritura, las matemáticas, la concentración y el autocontrol. También pueden ocasionar comportamientos que los niños no pueden evitar, como frustración, impulsividad, interrumpir en clase y aislarse socialmente, entre otros. Las diferencias en la manera de pensar y aprender duran toda la vida. Pero con la ayuda apropiada, los niños pueden mejorar sus habilidades y prosperar.

Hay muchos mitos en torno a las dificultades en la manera de pensar aprender. Por lo que es importante conocer los hechos.

Conozca algunos mitos comunes.

Entender los desafíos de su hijo

Las diferencias en la manera de pensar y aprender pueden pasar desapercibidas en estudiantes que carecen del lenguaje académico en inglés requerido en la escuela. Los maestros pueden atribuirlo a que no saben inglés. Por lo tanto, los estudiantes que están aprendiendo inglés como segundo idioma pueden terminar en aulas o programas que no se adaptan a sus necesidades.

La manera de saber qué es lo que está causando las dificultades de su hijo es a través de una evaluación para educación especial. Usted o el maestro puede solicitarla en cualquier momento del año escolar. Las escuelas las realizan de forma gratuita.

La evaluación incluye diferentes pruebas que deben realizarse en todos los idiomas que el estudiante conoce, incluyendo el inglés y el español. También debe incluir una entrevista con los padres, observaciones en el aula, y pruebas en las áreas académicas y en la adquisición del inglés. El proceso debe completarse en un lapso de 60 días. El equipo se reunirá con los padres para revisar los resultados que muestran si su hijo tiene una discapacidad del aprendizaje que requiere educación especial, o es debido a un manejo limitado del inglés.

Los padres son parte del importante proceso. Deben abogar por su hijo, explicando lo que puede hacer en la casa en español y en inglés. También tienen derecho a no estar de acuerdo y buscar información de otros profesionales antes de firmar y aceptar los servicios que la escuela le ofrece a su hijo.

Si el estudiante está recibiendo apoyo en inglés como segunda lengua en el aula, los padres deben asegurarse de que su hijo continue recibiéndolos al mismo tiempo que los servicios de educación especial.

Aprenda más sobre las evaluaciones.

Desafíos emocionales y sociales

Los niños que aprenden y piensan de manera diferente a menudo enfrentan desafíos emocionales y sociales relacionados con sus dificultades. Son más propensos a tener depresión, ansiedad, soledad, baja autoestima y ser víctimas de acoso. También suelen a comportarse de maneras menos “aceptables socialmente”.

Los desafíos socioemocionales son aún mayores para los niños que migran a los Estados Unidos. Además de tener que integrarse a una cultura diferente y aprender otro idioma, migrar es de por si una experiencia traumática. La separación de seres queridos, un entorno nuevo, la inseguridad alimentaria y de vivienda, la interrupción de la escolarización, los prejuicios y la discriminación afectan negativamente la capacidad de aprendizaje y su bienestar emocional.

Los padres pueden ayudar hablando con sus hijos sobre sus dificultades en la escuela y elogiando sus esfuerzos. También puede beneficiarlos participar en actividades extracurriculares en las que demuestren sus fortalezas y pasiones.

Pero a veces es necesario buscar la ayuda de un profesional, dentro o fuera de la escuela. Los maestros y los profesionales de la salud pueden ser sus aliados para obtener el apoyo que su hijo necesita para aprender y tener una vida social saludable.

Averigüe cómo hablar con su hijo acerca de situaciones sociales y emocionales.

Barreras para obtener ayuda

Obtener la ayuda que necesitan en la escuela puede ser muy difícil para los niños que están aprendiendo inglés. Las familias hispanas ser enfrentan a diversos obstáculos, incluyendo bajos ingresos, falta de recursos, falta de identificación temprana, servicios deficientes, prejuicios y desconocimiento del sistema educativo en los EE. UU.

También podrían tener miedo de participar en reuniones y eventos escolares debido a su estatus migratorio. Este es un miedo real. A pesar de que no se requieren documentos de inmigración para registrar a sus hijos en la escuela, las redadas de la Agencia de Inmigración y Control de Aduanas de EE. UU. (ICE) a menudo suceden fuera de las escuelas. A esto se le suma, que las familias hispanas no están acostumbradas a escuchar los términos y la jerga usada comúnmente usada por los educadores.

A veces son los mismos padres quienes crean más obstáculos. Existe una tendencia a no hablar sobre las dificultades de su hijo porque se sienten avergonzados o contrariados de que las tenga. Eso puede impedir que las familias hagan preguntas, comprendan los desafíos de sus hijos, conozcan sus derechos y aboguen por apoyos y servicios en la escuela. Buscar ayuda lo antes posible es mejor que esperar.

Lea sobre la experiencia de una familia que migró a los Estados Unidos.

Colaborar con los maestros

El progreso escolar de los niños es un proceso de colaboración entre la familia y los maestros. Pero muchas familias hispanas piensan que la educación es responsabilidad de los maestros y que los padres no intervienen. Consideran inapropiado hacerle preguntas al maestro, incluso cuando sus hijos tienen dificultades en la escuela. Pero eso no así en los Estados Unidos.

Es importante que los maestros conozcan los intereses, personalidad, fortalezas y desafíos para apoyar mejor a sus estudiantes. Y son los padres quienes pueden proporcionar esa información. Las conferencias de padres y maestros son una excelente oportunidad para hablar con los maestros y hacerles preguntas sobre el desempeño de sus hijos. Pero los padres pueden comunicarse con los maestros en persona, por teléfono o correo electrónico en cualquier momento durante el año escolar. En muchas escuelas hay padres que actúan como enlaces (en inglés se les llama “liaison”) y pueden ayudar a los padres a comunicarse con los maestros.

Es cierto que existen barreras lingüísticas y culturales que dificultan hablar con los maestros. Pero las familias hispanas tienen el derecho legal de solicitar un intérprete en las reuniones y traducciones al español de documentos escolares importantes. Conozca las recomendaciones de una maestra para ayudar a las familias que no hablan inglés a comunicarse con los maestros.

Averigüe cómo hablar con los maestros acerca de las dificultades de su hijo.

Cómo puede ayudar la escuela

La escuela puede proporcionar diferentes tipos de apoyo. Los apoyos informales son estrategias que los maestros utilizan en el aula que no requieren una evaluación, un diagnóstico o un plan formal. Por ejemplo, si un estudiante que está aprendiendo inglés no entiende una instrucción hablada, el maestro podría escribirla en el pizarrón en inglés y en español. También podría proporcionar materiales en español o al nivel de lectura en inglés del estudiante.

Si el niño necesita más ayuda, el maestro o los padres pueden solicitar apoyos formales a través de un plan 504 o un IEP. Esto se conoce como educación especial. A diferencia del plan 504, los niños tienen que ser evaluados por la escuela para obtener un IEP. Los estudiantes que estén en un programa de inglés como segundo idioma deben ser evaluados en su lengua materna. Si la evaluación determina que tiene una discapacidad, el estudiante recibirá apoyo lingüístico del maestro de inglés como segundo idioma o de los educadores bilingües, así como instrucción y adaptaciones especialmente diseñadas por parte del maestro de educación especial. Todos los maestros deben colaborar para cumplir el plan 504 o las metas y servicios educativos del IEP.

Puede resultar difícil determinar qué tipo de apoyo necesita un niño que está aprendiendo un nuevo idioma. Es posible que tenga dificultades porque está aprendiendo inglés, porque tiene diferencias de aprendizaje o ambas cosas. Tenga en cuenta que su hijo tiene derecho legal a recibir educación bilingüe, así como servicios de educación especial si es necesario. Sin embargo, la realidad es que las escuelas no siempre cuentan con los recursos y servicios disponibles. Pero usted puede abogar por su hijo hasta que la escuela los proporcione.

Conozca las respuestas a preguntas comunes que tienen las familias hispanas acerca de la educación especial.

Cómo pueden ayudar los padres

Hay muchas cosas que usted puede hacer para apoyar a su hijo que tiene dificultades de aprendizaje o de comportamiento. Una de ellas, es promover el uso del español en el hogar, hablándolo y a través de la lectura. Hablar varios idiomas es beneficioso para el aprendizaje y el desarrollo del cerebro del niño.  

Otras formas de apoyar a su hijo incluyen:

Comparta

Próximos pasos