Cómo ayudar a que las excursiones sean una buena experiencia para los niños con dificultades del procesamiento sensorial

Salir de excursión puede ser complicado para los niños que tienen dificultades del procesamiento sensorial. Conozca cómo puede ayudar planificar con anticipación y hablar con los maestros, los acompañantes y su hijo.

Por Amanda Morin

Revisado por experto Bob Cunningham (EdM)

Grupo de estudiantes en un invernadero acompañados de una adulta.

De un vistazo

  • La planificación es clave para manejar los desafíos sensoriales durante las excursiones.

  • Puede que su hijo requiera adaptaciones en las excursiones, de igual manera que las requiere en la escuela.

  • Prepare a su hijo para la experiencia general de salir de excursión, no solo para ir a un lugar específico.

Si su hijo tiene dificultades del procesamiento sensorial, es probable que usted sepa que ir de excursión puede ser complicado. Las rutinas desconocidas o la información sensorial inesperada podrían desencadenar una crisis sensorial u otro tipo de reacciones fuertes. Y esto puede hacer que su hijo llame la atención de sus compañeros.

Estos son los pasos a seguir para que las excursiones sean más fáciles.

1. Preparar a los acompañantes de la excursión

En ocasiones, los acompañantes son otros maestros. Pero a menudo son los familiares de otros niños. En cualquier caso, puede que no conozcan a su hijo tan bien como sus maestros. Y de acuerdo con la ley, la escuela no puede divulgar información acerca del expediente de su hijo con otros padres.

Sin embargo, usted puede proporcionar información sobre su hijo. Por ejemplo, podría preguntarle al maestro si podría entregarle una nota al acompañante de la excursión. Usted no necesita entrar en detalles sobre las dificultades de su hijo. Pero tal vez quiera mencionar algunas de ellas a la persona que irá de acompañante.

Si su hijo recibe que lo ayudan en las áreas de dificultad, también podría proporcionar esa información. Cualquier adaptación que su hijo tenga en la escuela debe estar disponible en la excursión.

2. Solucionar problemas con el maestro de su hijo

Es buena idea hablar con el maestro de su hijo antes de una excursión programada. Estos son algunos puntos a tratar:

  • Pregunte sobre los teléfonos celulares. Tal vez su hijo necesite hablar con usted durante la excursión. ¿Es posible que tenga un teléfono a mano? Discuta lo que significa “necesitar”. ¿Es necesario solamente si se siente agobiado? ¿O hay otros momentos en los que lo necesita?
  • Hable sobre adaptaciones “exclusivas para la excursión”. Por ejemplo, quizás su hijo puede sentarse en un asiento de pasillo para que no se sienta atrapado. O utilizar audífonos si es sensible al ruido.
  • Solicite un resumen del programa de actividades. Conocer el plan básico puede ayudarlo a describirle a su hijo lo que sucederá el día de la excursión.
  • Revise el plan de transporte. Confirme cómo se transportará la clase, quién irá con ellos y si cada niño estará acompañado.
  • Hable sobre los “compañeros” adecuados para su hijo. Tener un adulto como acompañante puede hacer que su hijo sienta que llama la atención. Solicite que su hijo pueda ir con otro estudiante. Si es necesario, ambos podrían ir en compañía de un adulto.
  • Comente las dificultades con la comida. Si los niños van a comer durante la excursión, pida ver el menú. Si usted sabe que su hijo no comerá esos alimentos, notifique que su hijo llevará su almuerzo.

También es importante tener un plan alternativo en caso de que las cosas no vayan bien. Realice un plan con el maestro para manejar una crisis. Proponga que haya alguien disponible si su hijo necesita un descanso del grupo.

3. Preparar a su hijo

Es fácil enfocarse en el lugar de destino y en lo que sucederá allí. Pero en las excursiones pasan muchas cosas. Prepare a su hijo para toda la experiencia.

Estos son algunas cosas que puede hacer para ayudar.

  • Revise el horario. Hable sobre cualquier situación que pudiera ser problemática (como multitudes o alimentos desconocidos). Si tiene un hijo pequeño con dificultades del procesamiento sensorial, también podría hacer un horario visual.
  • Conozca el área. Si es posible, haga un “recorrido virtual” con su hijo del lugar al que irá de excursión.
  • Ayude a su hijo a que abogue por sí mismo. Hablen de las maneras en que puede comunicar sus necesidades y a qué adultos puede pedir ayuda.
  • Envíe un “kit sensorial” pequeño. Empaque las cosas que su hijo necesita para sentirse cómodo, como lentes de sol o tapones para oídos.
  • Facilite que su hijo esté cómodo el día de la excursión. Deje que su hijo seleccione la ropa que usará. Asegúrese de que tenga una buena noche de sueño y que coma bien antes de la excursión.

Esto puede parecer demasiado trabajo. Pero las excursiones que salen bien pueden ser muy divertidas para su hijo. Son situaciones que favorecen el aprendizaje práctico al exponer a los niños a experiencias emocionantes que no pueden tener en un salón de clases.

Puntos clave

  • Los maestros no pueden divulgar información sobre su hijo a los acompañantes, pero usted sí puede.

  • Acuerde con los maestros y acompañantes formas para que su hijo no sienta que llama la atención.

  • Conocer el programa de actividades, tener herramientas sensoriales a mano y saber comunicar lo que necesita pueden ayuda a que su hijo se sienta bien en las excursiones.

Share