Creo que mi hijo tiene un trastorno del lenguaje receptivo. ¿Ahora qué?

Su hijo no parece entender lo que las personas quieren decir cuando hablan. ¿Podría ser el trastorno del lenguaje receptivo? Si le preocupa que pudiera ser así, posiblemente tiene preguntas.

Es importante saber que los trastornos del lenguaje no están relacionados con la inteligencia. Y las habilidades pueden mejorar con el apoyo adecuado.

Si cree que su hijo tiene el trastorno del lenguaje receptivo, estos son algunos pasos a seguir .

1. Conocer las señales del trastorno del lenguaje receptivo

Algunas de las señales, como tener dificultad para seguir instrucciones, son confusas porque pueden parecerse a otras cosas. Averigüe qué podría observar si se tratara del trastorno del lenguaje receptivo.

2. Buscar patrones

Observe cuando otras personas le hablan a su hijo y tome notas de lo que ve. Usted podría identificar patrones. Cuanto más cosas note, más información tendrá para compartir con otros.

3. Averiguar qué está viendo el maestro

Coméntele al maestro lo que usted está observando en la casa y pregúntele si suceden cosas similares en la escuela. Intercambiar información los ayuda a esclarecer cuáles son los desafíos de su hijo, y cómo podrían ayudarlo.

4. Hablar con su hijo

Las dificultades con el lenguaje pueden causar que los niños se sientan frustrados y solos. Diga a su hijo que las cosas pueden mejorar con la ayuda adecuada y que usted está colaborando con el maestro para descubrir cuál es esa ayuda.

5. Saber dónde acudir para obtener respuestas

Los maestros y los profesionales médicos son recursos excelentes. Pueden sugerir cómo averiguar si su hijo tiene el trastorno del lenguaje receptivo. Esto podría incluir una evaluación gratuita en la escuela.

6. Buscar maneras de ayudar en la casa

Usted puede ayudar de muchas maneras. Obtenga recomendaciones para ayudar a su hijo a seguir instrucciones. Y ayúdelo a mirar más allá de sus desafíos reconociendo sus fortalezas y celebrando sus logros.

7. Construir una red de apoyo

Su hijo no es el único que necesita apoyo. Acérquese a personas de su confianza y hábleles abiertamente de los desafíos de su hijo. También puede entrar en contacto con familias en nuestra comunidad en español.

Comparta

Revise temas relacionados

Próximos pasos