¿Qué se considera adaptaciones razonables para los campamentos de verano?

Por Lindsay Jones (JD)

¿Cómo puedo saber si estoy solicitando una adaptación razonable en el campamento de verano de mi hijo?

La Ley para Estadounidenses con Discapacidades (ADA, por sus siglas en inglés) protege a niños y adultos contra la discriminación. La ley exige a los campamentos, escuelas y muchas otras organizaciones que ofrezcan “ razonables”.

Pero a menudo es difícil saber qué se considera “razonable”. ¡Muchas demandas dependen de esa sola palabra!

La respuesta depende de muchas cosas. Los factores incluyen qué está solicitando y qué tantos cambios tendría que realizar el campamento. Por ejemplo, pedir que se le suministre a su hijo el medicamento para el TDAH a determinada hora del día es probablemente razonable.

Podría no ser razonable pedir al campamento que ofrezca una herramienta de carpintería diferente para niños que tienen dificultades con las habilidades motoras finas. El tamaño del campamento probablemente es un factor a considerar así como el costo de la herramienta.

Mi mejor consejo es hablar abiertamente en el campamento. Intente hablarlo con un miembro del personal antes del primer día de campamento. Iniciar estas conversaciones lo antes posible permitirá que ambos tengan tiempo para pensar cómo ayudar a su hijo a aprovechar al máximo su experiencia en el campamento.

También sería buena idea investigar un poco antes de hablar con el miembro del personal. Averigüe si el sitio web del campamento incluye información sobre niños con discapacidades. También revise la planilla de inscripción. ¿La planilla incluye preguntas sobre discapacidades?

Tenga en cuenta que algunos campamentos tienen más experiencia que otros trabajando con niños que tienen dificultades de aprendizaje o de atención. Un campamento pequeño o nuevo puede que aún no haya recibido muchas solicitudes de adaptaciones. Por lo que no debe sorprenderle si el miembro del equipo parece un poco desconcertado.

También ayuda que usted tenga una idea clara del tipo de adaptaciones que su hijo necesita. En otras palabras, esté abierto y proporcione ideas y sugerencias. Describa detalladamente las estrategias que la escuela de su hijo emplea o las que usted utiliza en casa.

Esto puede facilitar su colaboración con el personal del campamento para decidir qué pueden ofrecer a su hijo. Hacer buenas preguntas también puede ayudar a que el personal del campamento analice lo que su hijo podría necesitar.

Si todos están preparados y entienden qué situaciones podrían surgir, el campamento puede tratar de planearlo y prevenirlo. Por ejemplo, ¿su hijo tiene problemas para controlar sus impulsos? ¿Tiene dificultades del procesamiento sensorial? Si usted comenta lo que desencadena que su hijo actúe de manera inapropiada, podrá intentar involucrar a todo el personal y planear cómo responder a esa situación.

¿Qué pasa si su hijo ya está en el campamento y ocurre un problema de comportamiento? Idealmente, esta no será la primera vez que el campamento se entera de que su hijo tiene una discapacidad. Pero si es así, entonces el siguiente paso es discutir las opciones. Vea si existen maneras para que su hijo siga participando y permita que todos disfruten.

Planear por adelantado es la clave, así como encontrar un campamento que sea apropiado para su hijo. Por lo tanto, elija el campamento inteligentemente y luego empiece a prepararse para él. Esté abierto al hablar con ellos y sea positivo sobre las maneras de ayudar a su hijo. La buena comunicación es fundamental para que todos los niños tengan una experiencia de verano maravillosa.

    Díganos qué le interesa

    Comparta

    Acerca del autor

    Acerca del autor

    Lindsay Jones (JD) es directora ejecutiva de National Center for Learning Disabilities (NCLD).