Cerrar
Idioma
English
Español
Blog:  Lo que hubiera querido saber antes

Solitario no es la mismo que sentirse solo

Lo que hubiera querido saber antes entrada del blog de Beth Golden
Oct 22, 2014

Un preadolescente montando su patineta al atardecer en una calle de la ciudad

Mi historia
Soy mamá de dos adolescentes y vivo en Nueva Jersey. Mi hijo mayor tiene una discapacidad de aprendizaje no verbal que hace que la interacción social sea muy difícil para él.

Qué era lo que yo estaba haciendo
Cuando dejé el hospital con mi hijo recién nacido, Adam, ya estaba planificando su vida social. En mi mente, hacer amistades no era solamente importante para el desarrollo de Adam, era parte de lo que haría su infancia completa y, vamos, divertida.

No me tomó mucho tiempo ver que Adam tenía otras ideas. Él lloraba todo el camino a sus clases infantiles. Andaba sin rumbo durante las horas de juego con otros niños. Las fiestas de cumpleaños eran su peor pesadilla.

En el quinto grado, Adam fue diagnosticado con una discapacidad del aprendizaje no verbal. Y, aunque él eventualmente se volvió muy grande para una vida social “hecha por su madre”, yo seguí insistiendo. Inscribimos a Adam en una clase de habilidades sociales. En el bachillerato le insistía mucho para que invitara a las chicas a la fiesta de graduación. Mis esfuerzos por “protegerlo” de la soledad lo sacaban de casa. Sin embargo, la mayoría de las veces yo me las arreglaba para hacer sentir a mi hijo avergonzado y apenado de que él no era lo que yo hubiera querido que fuese.

Lo que hubiera deseado saber antes
Eventualmente, Adam se hizo una vida para sí mismo en el bachillerato. Él desarrolló un círculo pequeño de amigos y se dedicó a su club de debate. Aún así él pasaba una gran cantidad de tiempo a solas. ¿Por qué, obsesionada me preguntaba, él elegiría sentarse en casa cuando sus amigos salían a divertirse?

La respuesta había estado cerca de mí todo el tiempo. Mi esposo, David, no podía enfrentar los desafíos de Adam, pero David contaba conmigo para que yo maneje nuestra vida social y muchas veces voltea los ojos cuando yo aviso que tenemos una fiesta a la que debemos de asistir.

La socialización, y esto me tomó mucho tiempo darme cuenta que, quizás era mi manera de divertirme y relajarme, pero para mi esposo, y por extensión para mi hijo, tener conversaciones sociales y conocer nueva gente no era una actividad que los relajaba. Para ellos era trabajo y, algunas veces, mucho trabajo. Estar solo podría ser, de hecho, sentirse en soledad. Sin embargo para Adam, es el único tiempo en el que él se siente verdaderamente relajado.

Mientras Adam fue pasando a través del proceso de aplicación a los colegios universitarios este año, yo me maravillé hasta donde había llegado. Él navegó a través de buenas entrevistas y pasó noches en lugares con otros estudiantes. Yo no me arrepiento de las clases de habilidades sociales y haberlo empujado como lo hice, porque nosotros le hemos dado herramientas que él necesita para ser parte de la sociedad. Sin embargo, si hubiera sabido antes lo que entiendo ahora, le hubiera dado a mi hijo el derecho de ser una persona diferente de mí y el lujo de disfrutar su propia compañía.

Las opiniones, puntos de vista, información, y otros contenidos en los blogs de Understood.org son de exclusiva responsabilidad del autor del blog, y no reflejan necesariamente los puntos de vista, valores, opiniones o creencias, y no son avaladas por, Understood.

Acerca del bloguero

Avatar del experto Graphic
Beth Golden Más publicaciones del bloguero

Beth Golden es periodista en temáticas de salud y crianza; escribe en publicaciones impresas y en línea.

Comentario(s)

Lo más reciente en Understood

facebook
twitter
pinterest
googleplus
email