Cerrar
Idioma
English
Español
Blog:  Lo que hubiera querido saber antes

8 cosas que quisiera que las personas supieran sobre la crianza de un niño con TDAH

Lo que hubiera querido saber antes entrada del blog de ToughTopics
Oct 20, 2016

Un niño y su mamá en la calle

Desde el momento en que entramos al restaurante con mi hijo de 6 años de edad, supe que nos encontrábamos en una situación complicada. El lugar estaba lleno y era ruidoso. No era un lugar amable para los niños y mi hijo tiene TDAH.

Nos sentamos en una mesa y a los pocos minutos empezó a retorcerse en su silla. Agarró el salero y el pimentero y empezó a jugar con ellos, pretendiendo que eran autos de carrera. Yo se los quitaba una y otra vez, explicándole calmada pero firme que no eran juguetes y que tenía que dejar de agarrarlos.

Pero en el segundo en que me volteé a ver el menú, escuché una voz aguda que provenía de otra mesa. Era otra mamá regañando a mi hijo por “arrojar” el pimentero en el brazo de su hija. De inmediato me sentí avergonzada y atacada. Me puse tensa, me volví hacia mi hijo y le grité: “¿Qué estás haciendo? ¡Te dije que dejaras de tocarlos!”.

Mientras que la mamá y unos cuantos clientes me miraban, a mi vergüenza se sumó otros sentimiento familiar de culpa y temor. Ya había tenido esa experiencia anteriormente, y continuaría teniéndola muchas otras veces. Y cada vez que ocurría, dolía.

Finalmente me di cuenta de algo que la haría un poco más fácil de manejar: La mayoría de las personas juzgan porque no saben.

Esto es lo que me gustaría que entendieran de mí, de mi hijo y el TDAH:

  1. No es su culpa que se comporte de esa manera.

    El cerebro de mi hijo funciona de manera diferente al de los otros niños, es un problema neurológico. Él no está haciendo esas cosas a propósito. Créanme, si él pudiera controlar mejor su impulsividad, hiperactividad, falta de atención y exageradas emociones, lo haría. No es agradable tener esos problemas.

  2. No es mi culpa que él actúe de esa manera.

    Puede que como madre no siempre haga lo correcto, pero mi forma de criarlo no es la causa de sus dificultades. Sí, lo corrijo. Y cuando se porta mal hay consecuencias. Pero lo que funciona con otros chicos, a menudo no funciona con él. O no funciona todas las veces. A veces me culpo, aunque no estoy segura de qué me estoy culpando.

  3. El TDAH es complicado.

    No se trata solo de ser “hiper” o no poner atención. Lo que usted ve ni siquiera es la mitad de lo que realmente es. Él tiene muchos problemas que puede que usted no se dé cuenta, con cosas que puede que dé por hecho en sus hijos. Hacer la tarea. Llevar el control del tiempo. Organizar sus cosas y sus pensamientos. Aplicar lo que sabe un día a lo que necesita hacer el día siguiente.

  4. Él no está siendo grosero o insolente.

    Bueno, puede que lo sea ocasionalmente, como cualquier otro niño. Pero el comportamiento que usted podría considerar irrespetuoso (hacia mí u otras personas) no lo es en realidad. Una vez que mi hijo se da cuenta que ha sido hiriente o que ha hecho infelices a otros, se siente muy mal. No es su intención.

  5. Ambos nos esforzamos tanto como podemos.

    Hacemos horarios y listas de verificación para tratar de mantener las cosas en orden. Jugamos a representar roles para practicar maneras de manejar las situaciones de otra forma. Él se esfuerza por lograrlo en la escuela todos los días, aunque eso signifique darse por vencido cuando regresa a casa. Me esfuerzo en mantener el control cuando el lo pierde. Es agotador.

  6. No fue fácil que mi hijo pequeño empezara a tomar medicamentos para el TDAH.

    Se atragantó la primera vez que intentó tragar una pastilla. Lloró la primera vez que no pudo terminar de comer sus panqueques porque tenía menos apetito por la mañana. Yo también quería llorar. Pero el medicamento le cambió la vida. No es una opción para todos, pero fue la decisión que tomo nuestra familia. No quiero que las personas piensen que lo decidimos a la ligera.

  7. Sentirse juzgado empeora todo.

    Eso nos aisla, cuando lo que más necesitamos es apoyo.

  8. Él es mucho más que su TDAH.

    Si las personas pudieran ver más allá de sus dificultades, verían a la persona que yo veo. Él es divertido e inteligente. Es leal hasta la exageración. Se da ánimo cuando falla y lo vuelve a intentar. Y lo más importante, tiene una empatía inmensa. Y a diferencia de muchas personas, la demuestra todo el tiempo.


Conozca más sobre los mitos relacionados al TDAH. Escuche a un niño decir lo que se siente tener TDAH. Y únase a nuestra comunidad para relacionarse y compartir sus experiencias con otras familias.

Las opiniones, puntos de vista, información y cualquier contenido en los blogs de Understood.org son responsabilidad únicamente del escritor del blog y no necesariamente reflejan los puntos de vista, valores, opiniones y creencias, ni están avaladas por Understood.

Acerca de este bloguero

Avatar del experto Graphic

ToughTopics son historias personales que padres u otras personas escritos de forma anónima.

Lo más reciente en Understood