Cerrar
Idioma
English
Español
Lidiar con las emociones

8 alternativas para evitar alzar la voz con su hijo

Por Lexi Walters Wright

301Encontró esto útil
301Encontró esto útil

Cuando las discusiones entre usted y su hijo con dificultades de aprendizaje y de atención se agudizan, es importante ser respetuoso y esperar respeto a cambio. Aquí explicamos cómo comunicar su punto de vista y enseñar habilidades saludables de comunicación.

1 de 8

Use el tono opuesto

Alzar la voz para decir “¡deja de gritarme!” cuando discute con su hijo puede confundirlo y empeorar las cosas. En cambio intente: Mientras más grite su hijo, usted baje su tono para responderle. Eso demuestra que alzar la voz no es la manera de resolver los problemas y puede ayudar a que ambos se sientan más tranquilos. Si su hijo tiene dificultades con las señales sociales como el tono y el volumen de voz, sería buena idea, una vez que la tensión se haya disipado, destacar cómo su tono calmado ayudó.

2 de 8

Sea un disco rayado

En ocasiones no hay espacio para negociar sobre un problema. En estos casos, utilice un tono tranquilo y en voz baja repita lo que espera de su hijo. “Disculpa, pero si golpeas tendrás que sentarte”. Sin importar cómo reaccione, tranquilamente repita la misma frase tantas veces como sea necesario. Finalmente su mensaje surtirá efecto. Esto puede ser especialmente útil con los niños que tienen problemas para recordar o poner atención a las reglas.

Descubra cómo repitiendo las indicaciones ayudó a una mamá para que su hijo la escuchara.

3 de 8

Esté abierto a la discusión

Cuando existe la posibilidad para la negociación, ciertas frases pueden transformar un argumento en una conversación:

“¿Qué pasaría si tienes 20 minutos para usar tu iPad antes de hacer la tarea?”

Podríamos intentar …” o “estarías dispuesto a intentar esto por una semana y luego decidir si está funcionando?”

Me pregunto, ¿cuál crees es el mejor momento para hacer tu tarea todos los días?”

Usar frases cortas y simples es particularmente útil con los niños que tienen dificultades del lenguaje receptivo o problemas para enfocarse.

4 de 8

Sea positivo y directo

Ser claro sobre lo que quiere es importante. Y emplear el nombre de su hijo cuando da indicaciones capta su atención y hace que su mensaje sea más personal. Esto puede ser de gran ayuda para los niños que tienen dificultades de comprensión auditiva. En lugar de decir, “¡el Xbox pertenece a toda la familia!”, intente “Tomás, me gustaría que le concedas el turno a tu hermano ahora”.

5 de 8

Hágalo divertido

¿Cómo puede apaciguar la situación hacienda tonterías? En vez de gritar (de nuevo) a su distraído (o hiperactivo) hijo pequeño para que permanezca quieto y usted pueda cepillarle los dientes, intente con creatividad convencerlo. “¡Apúrate Carlos, veo a Elmo en tu boca y necesito cepillarlo para que se salga. Ajá y también veo al monstruo come galletas!” O “puedes escoger el postre todas las noches de esta semana si no tengo que recordarte que pongas la mesa”.

6 de 8

Haga una pausa

Si siente que va a perder el control, haga una pausa: “Vamos a calmarnos. En 30 minutos podemos ver si estamos listos para volver a charlar”. Después, ambos pueden irse a cuartos separados para tranquilizarse y reflexionar (la autoreflexión puede ser una habilidad complicada para un niño con dificultades de aprendizaje y de atención, pero si su hijo lo observa poniéndola en práctica lo ayudará a aprenderla). Si están en público, dígale que la conversación se reanudará cuando lleguen al automovil o a la casa.

7 de 8

Controle la conversación

Evitar que la discusión se intensifique es la mejor manera de evitar los gritos. Después de todo, se necesitan dos para discutir. Y a diferencia de muchos chicos, usted tiene la conciencia para detenerse y analizar: “¿Lo que diré ayudará o empeorará la situación?” ¿Y qué hay de cómo lo voy a decir?” Como padre, usted puede decidir terminar una discusión. Tiene el poder de desconectar, redirigir o reiniciar la conversación de una manera más productiva.

8 de 8

Busque apoyo de otros padres

Sin duda, ser padre de un niño con dificultades de aprendizaje y de atención presenta retos únicos. Es útil estar en comunicación con otras familias que han pasado por lo mismo. Utilice nuestra comunidad para compartir sus experiencias y encontrar familias como la suya. Ellas podrán ofrecerle puntos de vista, ideas y sugerencias basadas en sus experiencias. Y poder desahogarse con alguien que entienda, puede ayudarlo a permanecer tranquilo cuando una discusión con su hijo está por producirse.

Ver los consejos de nuevo

8 consejos para ayudar a los chicos con dificultades con las habilidades sociales a lidiar con la temporada de fiestas

Los eventos decembrinos se supone que son divertidos. Pero para los niños que tienen dificultades con las habilidades sociales pueden significar un reto y crear estrés. Utilice estos 8 consejos simples para ayudar a su hija a superar exitosamente esta temporada de socialización.

9 maneras de hablar sobre dificultades de aprendizaje y de atención con su pareja

Es difícil saber qué decirle a las personas—parientes, los padres de los otros niños, entrenadores—acerca de las dificultades de aprendizaje y de atención. Algunas de estas personas quizás, nunca hayan escuchado de ellas. Otros, en cambio, podrían tener ideas equivocadas acerca de estas dificultades, o por primera vez estar lidiando con ellas. Aquí le damos algunas ideas acerca de cómo comenzar a hablar de este asunto.

Acerca del autor

Retrato de Lexi Walters Wright

Lexi Walters Wright es una escritora y editora que ayuda a las familias a estar informadas al tomar decisiones para sus hijos.

Revisado por

Retrato de Rayma Griffin

Rayma Griffin, M.Ed., ha dedicado 40 años de su vida a trabajar en el aula con niños con dificultades de aprendizaje y atención y como administradora.

¿Le resultó esto útil?

Lo más reciente en Understood