Ir a contenido

Planes de intervención del comportamiento: Lo que necesita saber

Por Geri Coleman Tucker

De un vistazo

  • Los niños que se portan mal en la escuela pueden tener dificultades para aprender.

  • La escuela puede implementar un plan formal para ayudar a un estudiante que no se comporta adecuadamente.

  • El plan de intervención del comportamiento trata de evitar conductas inapropiadas, no castigar al estudiante.

La mayoría de los niños se meten en problemas en la escuela de vez en cuando. Pero si se portan mal a menudo, puede ser difícil que aprendan (al igual que sus compañeros de clase). La escuela debe implementar un plan formal para ayudarlo a mejorar su conducta.

A continuación lo que necesita saber de los planes de intervención del comportamiento (BIP, por sus siglas en inglés).

Qué es un plan de intervención del comportamiento

Se trata de un plan por escrito que enseña y recompensa el buen comportamiento (puede tener una o varias páginas). El propósito es prevenir o evitar una conducta inadecuada.

El plan consta de tres partes fundamentales. Primero, menciona la conducta problemática. Segundo, describe por qué está ocurriendo. Tercero, implementa estrategias o apoyos de ayuda.

¿Cómo determina la escuela la causa del mal comportamiento del estudiante y las estrategias o apoyos que hay que usar? Reúne a un equipo integrado por personal escolar para determinarlo.

El equipo de la escuela puede que entreviste al niño, al maestro y a otros empleados de la escuela. También observa al niño y habla con su familia para averiguar qué está sucediendo. Puede que realicen pruebas y revisen las boletas de calificaciones o los incidentes ocurridos en el pasado. (Este proceso se llama evaluación funcional del comportamiento).

Este es un ejemplo de cómo podría funcionar un plan de intervención del comportamiento. Supongamos que un estudiante de escuela media hace bromas todos los días en la clase de historia. Cuando el maestro le pide que deje de hacerlo, el estudiante responde con insultos. Lo envían a la oficina del director casi a diario. Ni ese estudiante ni sus compañeros están aprendiendo en la clase de historia.

Existen muchas razones de por qué el estudiante está interrumpiendo la clase. Tal vez está cansado, no entiende lo que se está enseñando o busca la atención del maestro o de otros estudiantes.

En ocasiones, los niños no saben por qué hacen lo que hacen. El equipo de la escuela debe actuar como un detective para averiguarlo. Una vez que el equipo determina el motivo del comportamiento, se crea el plan para evitar que se repita.

Por ejemplo, si el niño busca atención, la escuela puede canalizar esa conducta, tal vez permitiendo que el niño actúe en un show de talento. Si el problema es la intranquilidad, el niño podría descansar cuando se sienta inquieto. Además, el plan puede enseñarle estrategias para que permanezca concentrado.

Los educadores conocen estas estrategias y apoyos como intervenciones. Esto significa que son oficiales y se realizan durante un lapso de tiempo específico en que el equipo supervisará si están funcionando. Por eso el plan se llama plan de intervención del comportamiento.

Quién obtiene un plan de intervención del comportamiento

No todos los niños obtienen un plan del comportamiento. Solo aquellos que tienen mucha dificultad para comportarse correctamente y si dicha conducta afecta el aprendizaje.

En el caso de que el estudiante ya tenga un plan 504 o un IEP, el equipo de plan 504 o del IEP decidirá si se añade un plan de intervención del comportamiento. Si se añade, el plan se vuelve parte de su programa educativo. A veces la ley requiere que las escuelas públicas consideren un plan de comportamiento. Por ejemplo, cuando se suspende durante varios días a un estudiante que tiene un IEP o un plan 504.

Sin embargo, el estudiante no tiene que contar con un plan 504 o un IEP para obtener un plan de comportamiento. Podría obtenerlo si se está portando mal en la escuela y su aprendizaje se ve perjudicado. La escuela es quien decide cómo ayudarlo.

A qué estar atento

Los niños cambian con el tiempo, y también deberían cambiar sus planes de comportamiento. La escuela deberá revisar el plan de comportamiento con regularidad y ajustarlo si hay nueva información o si no está funcionando.

Desafortunadamente, muchos planes de comportamiento no suelen funcionar al principio porque la escuela asume que el estudiante actúa de cierta manera por un motivo que no es correcto. Por ejemplo, si el niño hace bromas para ocultar su dificultad para leer, un show de talento no lo ayudará.

Otro problema es que la escuela y la familia establecen un plan, pero no vuelven a reunirse para revisarlo. Si el plan de comportamiento no se modifica de acuerdo a los cambios del estudiante no estará actualizado, especialmente si incluye recompensas o incentivos. Lo que funciona al principio podría volverse anticuado.

La mejor manera de saber si lo apropiado es implementar un plan, es que los maestros y las familias hablen del comportamiento del niño. Ayúdese usando estos iniciadores de conversación. También puede aprender sobre estrategias conductuales que los maestros utilizan en el aula.

Puntos clave

  • Es necesario que la escuela entienda por qué el estudiante actúa inapropiadamente para poder desarrollar un plan de intervención del comportamiento.

  • Este plan puede ser parte de un IEP o de un plan 504.

  • Es importante que la escuela revise y ajuste el plan, según sea necesario.

Comparta

Comparta Planes de intervención del comportamiento: Lo que necesita saber

  • Facebook
  • Twitter
  • Pinterest
  • Correo electrónico
  • Mensaje de texto
  • PróximamenteGoogle Classroom

Comparta Planes de intervención del comportamiento: Lo que necesita saber

  • Facebook
  • Twitter
  • Pinterest
  • Correo electrónico
  • Mensaje de texto
  • PróximamenteGoogle Classroom