Ir a contenido

Para las familias hispanas: Por qué y cómo colaborar con los maestros

Por Lydia Breiseth

Este artículo forma parte de

Take N.O.T.E.

Una herramienta simple y paso a paso para ayudar a averiguar si las dificultades que usted está observando podrían ser señales de una diferencia en la manera de pensar y aprender

En Estados Unidos, las escuelas consideran a las familias aliados importantes en la educación de sus hijos. Estas son algunas cosas a saber sobre cómo colaborar con el maestro de su hijo durante el año escolar.

Por qué es importante colaborar

Cuando las escuelas y las familias trabajan juntas, los niños se benefician. Los padres y cuidadores son los que mejor conocen a sus niños: sus intereses, personalidad y forma de comportarse. Esta información puede ayudar a los maestros. Al mismo tiempo, los maestros pueden proporcionar ideas sobre cómo las familias pueden apoyar a sus hijos en la casa. 

Además, una buena comunicación es importante en el proceso de colaboración entre la escuela y la familia. Trabajar juntos ayudará a las escuelas y familias a averiguar cuál es la mejor manera de comunicarse durante el año en lo que respecta a:

  • Notificar actualizaciones importantes.

  • Compartir ideas.

  • Identificar y resolver problemas más rápidamente.

Las investigaciones muestran que la participación familiar puede ayudar a los niños a progresar en la escuela. Para más información, revise este informe de la Asociación Nacional de Padres y Maestros (PTA, por sus siglas en inglés).

Esa colaboración es aún más importante durante el COVID-19. Puede hacer una gran diferencia en el acceso del niño al aprendizaje. 

Preguntas frecuentes

¿Y si no hablo inglés?

Lo que usted tiene que decir es más importante que el idioma en el que lo diga.

Consejos

  • Usted tiene derecho a obtener información de la escuela en su idioma o solicitar un intérprete en cualquier momento.

  • Si no está recibiendo la información que necesita en su idioma, pida ayuda a un maestro, líder escolar u organización comunitaria local.

  • Puede que en la escuela haya una coordinadora que hable su idioma.

¿Y si yo o mi hijo somos inmigrantes indocumentados?

En Estados Unidos, la ley obliga a las escuelas públicas a educar a todos los alumnos. Esto incluye a alumnos indocumentados o hijos de padres indocumentados.

Consejos

  • Nadie debería hacerle preguntas sobre su estatus migratorio o el de su hijo. Si lo hacen, no tiene que responderlas.

  • No se necesitan los documentos de inmigración o ciudadanía para inscribir a su hijo en la escuela.

  • Si tiene preguntas sobre qué documentos se necesitan, hable con alguien en la oficina de recepción, un líder escolar o una organización comunitaria local.

¿Y si no estoy habituado a reunirme con los maestros de mi hijo?

En algunos países, no se espera que las familias interactúen con la escuela. Es por eso que algunas familias sienten que es una falta de respeto interrogar a un maestro o sugerir algo diferente.

Consejos

  • En Estados Unidos no se considera irrespetuoso hacerle preguntas al maestro de su hijo.

  • Los maestros y las escuelas quieren que las familias colaboren con ellos. Sus ideas y preguntas son bienvenidas y necesarias.

¿Y si no tengo tiempo, transporte o quien cuide a mi hijo durante los eventos escolares?

Puede que no tenga tiempo para reunirse con los maestros o para asistir a eventos escolares. Sin embargo, hay otras maneras en las que usted puede comunicarse con el maestro de su hijo.

  • A través de llamadas telefónicas, videollamadas, correos electrónicos o mensajes de texto.

  • Algunas aplicaciones de mensajes de texto proporcionan traducciones. Tenga en cuenta que esas traducciones pueden que no sean perfectas.

¿Cuándo debería hablar con el maestro de mi hijo?

Pronto y a menudo. Cuando un niño ve que sus padres y maestros colaboran, entenderá que la educación es una prioridad en la escuela y en el hogar.

  • Comuníquese con el maestro o los maestros de su hijo tan pronto como comience el año escolar o cuando se le asigne un maestro a su hijo.

  • Comparta cualquier idea, pregunta o inquietud que tenga en cualquier momento, no tiene que esperar a una reunión programada.

  • Si usted prefiere comunicarse a una hora o de una forma determinada, dígaselo al maestro de su hijo. Por ejemplo, algunas familias prefieren enviar mensajes de texto porque no pueden responder llamadas mientras están trabajando.

Otra información importante

Recuerde que usted es quien mejor conoce a su hijo. Dígales a los maestros lo que necesitan saber acerca de su hijo, incluyendo:

  • Gustos y aversiones

  • Fortalezas y necesidades

  • Experiencias, como un nuevo hermano o la muerte de un familiar

Si su hijo tiene diferencias en la manera de pensar y aprender, dígalo desde el principio.

Además, si nota un gran cambio en el comportamiento, el rendimiento académico o la actitud de su hijo durante el año escolar, comuníquese con el maestro inmediatamente. Y siempre hágale saber al maestro si su hijo no entiende una tarea o necesita ayuda adicional.

También consulte con el maestro a lo largo del año. Las conferencias de padres y maestros y las boletas de calificaciones proporcionan actualizaciones importantes. Pero usted también necesita saber cómo van las cosas en cualquier momento del año. Por ejemplo, si su hijo está teniendo dificultad en matemáticas, comuníquese con el maestro para averiguar cuándo será el próximo examen de matemáticas y cuándo sabrá su calificación. Esto le permitirá atender un problema antes de que se haga más grande.

Preguntas durante el COVID-19 

Es posible que tenga muchas preguntas durante la pandemia de COVID-19. ¡Esto es normal! No dude en hacerle preguntas al maestro de su hijo (u otro adulto de confianza) y solicitar que la información sea traducida si es necesario: 

  • Los planes de la escuela con respecto a la enseñanza a distancia, en persona o un modelo que combine ambas modalidades.

  • Acceso a una computadora, tableta o Internet.

  • Tareas escolares, el horario y las actividades de su hijo.

  • Cómo se está comportando su hijo y cómo le está yendo con los deberes escolares.

  • Preguntas sobre el aprendizaje a distancia, incluidos los inicios de sesión, el uso de tecnología, la realización de los deberes o asuntos de privacidad.

  • ESL o servicios de educación especial.

  • Comidas escolares.

  • Transporte a la escuela.

  • Atención médica (especialmente si su hijo tiene algún síntoma de COVID-19).

  • Planes para que los alumnos y el personal estén seguros en las instalaciones escolares.

  • Cuidado de niños/supervisión de alumnos durante la jornada escolar.

  • Apoyo para tratar el estrés, la ansiedad, el trauma y el abuso.

  • Si la escuela está ayudando a las familias a obtener una cita para vacunarse contra el COVID-19.

Lograr que funcione

Por último, recuerde que cada maestro es diferente. Le tomará tiempo conocer a los maestros de su hijo y averiguar cómo pueden colaborar. Sin embargo, vale la pena que usted y los maestros inviertan tiempo en ayudar a su hijo.

Artículo publicado por cortesía de WETA. © 2020, WETA.  

Temas relacionados

Díganos qué le interesa

Vea sus recomendaciones

Díganos qué le interesa

Seleccione los temas sobre los que desea más información

Vea sus recomendaciones

Comparta

¿Sabía que tenemos un app para una comunidad de padres?

Descargue Wunder en App Store

¿Sabía que tenemos un app para una comunidad de padres?

Más información sobre Wunder

Comparta Para las familias hispanas: Por qué y cómo colaborar con los maestros

  • Facebook
  • Twitter
  • Pinterest
  • Correo electrónico
  • Mensaje de texto
  • PróximamenteGoogle Classroom

Comparta Para las familias hispanas: Por qué y cómo colaborar con los maestros

  • Facebook
  • Twitter
  • Pinterest
  • Correo electrónico
  • Mensaje de texto
  • PróximamenteGoogle Classroom