Por qué las mochilas de algunos niños están desordenadas

Por Bob Cunningham (EdM)

Cuando su hijo trae a la casa papeles o trabajos de la escuela, ¿cómo lucen cuando los saca de la mochila? ¿Están arrugados, rasgados y sucios por estar mezclados con todo tipo de cosas en la mochila? ¿Puede su hijo o usted encontrarlos en ese desorden?

Lo que puede ser desordenado para una persona puede que no lo sea para otra. Por ejemplo, ropa tirada en el piso podría considerarse desorden para algunos, otros consideran que no necesita recogerse y otros ni se dan cuenta.

Sin embargo, la mayoría de las personas estarían de acuerdo con que una mochila repleta de cosas sin ninguna organización está desordenada.

Si la mochila de su hijo luce de esa manera, usted podría preguntarse por qué siempre está desordenada. Especialmente poco después de que usted la limpió y la organizó. ¿Su hijo no ve el desorden, o no le importa?

Conozca por qué las mochilas de algunos niños están siempre desordenadas, y qué puede hacer para ayudar a su hijo a mantenerla organizada.

¿Su hijo decidió ser desordenado?

Ser desordenado podría ser una elección para algunos niños. Si depende de ellos, elegirán hacer cosas que les interesan y divierten en lugar de limpiar y organizar. No les molesta ver el desorden ni perder tiempo buscando algo, y no tienen ninguna dificultad que les impida ser ordenados.

Para otros es un desafío organizar una mochila y mantenerla ordenada. No es que prefieran no hacerlo, sino que les resulta difícil. Esto de debe a que ordenar la mochila requiere muchos pasos y habilidades, incluyendo permanecer enfocado.

¿Cómo puede saber qué está sucediendo? Una manera es observar qué ocurre cuando hay que limpiar la mochila. Si su hijo conoce todos los pasos, permanece enfocado y los completa hasta el final, entonces significa que la tarea no es complicada para él. Tal vez usted tenga que establecer un sistema de organización, pero su hijo será capaz de hacerlo.

No obstante, puede que no sea tan obvio si su hijo tiene dificultad para mantener sus cosas organizadas. Usted podría observar comportamientos que ni siquiera están relacionados. Su hijo podría frustrarse o enojarse cuando sea momento de hacer la tarea. También es posible que se vaya sin hacer nada, o que arroje las cosas sin mirarlas.

Puede que a usted le parezca que su hijo ha decidido no hacerse responsable de limpiar o está actuando de forma rebelde. Pero habría que preguntarse: ¿Su desorganización se limita a su mochila? ¿Solo sucede cuando le pide que ordene algo?

Otra manera de saber si la mochila desordenada es una elección o un desafío es considerar otros espacios que su hijo necesita mantener ordenados. ¿Su ropa está guardada en el armario o tirada en el piso? ¿Su casillero o el escritorio están tan desordenados como su mochila?

A los niños les cuesta mantener ordenada la mochila y otras cosas por diversas razones. Algunos podrían tener dificultad para enfocarse, seguir instrucciones o con la organización y la planificación.

Qué puede ayudar

Existen muchas maneras de ayudar a los niños que tienen dificultad para ser ordenados. Vea este video sobre cómo organizar la mochila de su hijo. Descargue y complete una lista de revisión de la mochila para que su hijo sepa qué guardar en ella. Obtenga recomendaciones y estrategias para ayudar a los niños a organizarse.

Una vez que desarrolle un sistema, será más fácil que su hijo se organice y se mantenga organizado. Si continúa preocupado por el desorden de su hijo, aprenda más acerca de por qué los niños tienen problemas con la organización.

    Díganos qué le interesa

    Comparta

    Acerca del autor

    Acerca del autor

    Bob Cunningham (EdM) es director ejecutivo del desarrollo del aprendizaje en Understood.