Cerrar
Idioma
English
Español
Desarrollar las destrezas

11 sugerencias para hablar con su hijo acerca de aptitudes y limitaciones

Por Amanda Morin

101Encontró esto útil
101Encontró esto útil

Es importante hablar con los niños que tienen dificultades de aprendizaje y de atención acerca de sus limitaciones. Es igualmente importante recordarles sus capacidades. Estas son algunas recomendaciones para que logre un equilibrio saludable y mantenga la comunicación abierta.

1 de 11

Hable con su hijo de una forma que sea acorde a su edad

Los estudiantes de primaria puede que no sean capaces de reflexionar sobre sus aptitudes y limitaciones. Pero sí se dan cuenta cómo se comparan con otros niños de su edad. Comience la conversación con una observación: “Algunas veces parece que te es difícil leer en voz alta. Estoy segura que ves a niños en la escuela que pueden hacerlo con facilidad, aunque no pienses que son más inteligentes que tú”. Esto abre la puerta para que él hable y tal vez confirme su observación. También lo alentará a hablar acerca de las cosas en las que él es “inteligente”.

2 de 11

Hable con su hijo de una forma que sea acorde a su edad (parte II)

Los estudiantes de escuela media y bachillerato puede que sean más capaces de reconocer sus aptitudes y sus limitaciones, pero por lo general están menos dispuestos a sincerarse. Ayuda ser específico con ellos: “Sé que tienes dificultad con la organización de ese proyecto. Las imágenes lucen muy bien. ¿La parte escrita terminó quedando como tú querías?”. Luego, deje que lleve la conversación por donde él quiera.

3 de 11

Ayúdelo a que vea la situación general

Tener dificultad con una actividad podría ser frustrante para su hijo. Por ejemplo, puede que tenga dificultad para leer en voz alta y decida que odia leer. Recuérdele que leer en voz alta es solamente una parte de disfrutar un texto escrito. Si a él le gusta que le lean y tiene buenas ideas, dígaselo. Hágale preguntas que le permitan darse cuenta que puede contribuir incluso en situaciones que son difíciles para él.

4 de 11

No evite hablar de las cosas difíciles

Los niños necesitan hablar de las cosas que hacen bien, pero también necesitan hacerlo de las cosas con las que tienen dificultades. Hable con su hijo sobre las cosas que le son difíciles, no en una manera que lo hiera como: “tú no puedes hacer esto”, sino en una manera como: “yo sé que es difícil para ti”. Deje que él dirija la conversación, en la medida de lo posible. Puede que usted sepa cuáles son sus dificultades, pero solamente él puede decirle cómo lo hacen sentir y cómo afectan su vida cotidiana.

5 de 11

Relacione las habilidades con las situaciones

Su hijo necesita saber que sus limitaciones no van a ser un obstáculo en todos los aspectos de su vida. Por ejemplo, si tiene dificultad con las matemáticas, esto no va a importar en la práctica de natación. Al mismo tiempo, necesita saber que sus aptitudes lo ayudarán a progresar. Por ejemplo, su habilidad para hacer amistades dondequiera que va puede que no lo ayude en su clase de inglés, pero le facilitará obtener un trabajo cuando llegue el momento.

6 de 11

Conecte las cosas con la tradición familiar

La mayoría de las familias tienen características que todos conocen y de las que bromean de una buena manera. Tal vez mamá nunca recuerda los números telefónicos o la ropa del abuelo nunca combina porque es daltónico. Hablar de estos rasgos familiares es una manera excelente de comenzar una conversación sobre capacidades y limitaciones.

7 de 11

Hable de las habilidades en el contexto de otros niños

Escuche cuando su hijo hable, luego haga un seguimiento cuando diga algo que sobresalga. Por ejemplo, si su hijo menciona que a otro niño lo castigaron en la escuela, pregunte por qué pasó eso. Esto puede iniciar una conversación acerca del tipo de cosas que son difíciles para otros niños. También puede hacerle preguntas que no se enfoquen en él. Una pregunta general como, “¿qué tal la escuela?” por lo general conducirá a un callejón sin salida con una respuesta como, “bien”. En su lugar, haga preguntas más específicas: “Dime cómo estuvo el grupo de lectura. ¿Quién leyó? ¿Hay niños que no leen?”.

8 de 11

No tema la frase “para toda la vida”

Las dificultades de aprendizaje y de atención son para toda la vida. Lo que esto significa es que usted y su hijo tendrán que evaluar continuamente qué funciona y qué no. No quiere decir que su hijo no va a progresar. De hecho, las habilidades y las estrategias que él está aprendiendo ahora puede que le sirvan para que sus desafíos actuales sean más leves en el futuro. Recuérdele que hay personas que pueden ayudarlo a mejorar en las cosas que le son complicadas. Esto le da esperanza y reconoce las dificultades que está enfrentando.

9 de 11

Mantenga las expectativas altas

Sólo porque su hijo tenga dificultades de aprendizaje y de atención no quiere decir que tenga que esperar menos de él. Trate de mantener las expectativas realistas pero no muy bajas, y asegúrese de ajustar los objetivos a medida que pasa el tiempo. Por ejemplo, puede que cuidar al perro no sea posible para su hijo ahora, pero tal vez pueda hacerlo el año próximo. Conversar con regularidad le da la oportunidad de que juntos revisen y ajusten esos objetivos.

10 de 11

Recuérdele que no todo es una conversación

Su hijo no siempre va a querer hablar acerca de cómo van las cosas. Eso no es un problema, pero déjele saber que algunas veces necesita decirle lo que le preocupa o lo que lo hace sentir orgulloso, sin que sea una conversación. Asegúrese que sepa que él puede hacer lo mismo cuando solo necesite que usted lo escuche.

11 de 11

Anímelo a que encuentre su pasión

Puede que su hijo no sepa para qué es bueno o qué cosas le gusta hacer. Podría requerir algo de exploración de parte de todos para averiguarlo. Esto quiere decir que usted puede que tenga que renunciar a su sueño de que él se apasionará por el fútbol o que será un gran artista. Pero una vez que él encuentre su pasión, probablemente va a tener un hijo más feliz y seguro de sí mismo.

Ver los consejos de nuevo

7 maneras de aumentar la autoestima de sus hijos

Las dificultades de aprendizaje y de atención pueden causar daño en la autoestima de su hijo. Por ejemplo, su hijo tiene que trabajar mucho más para progresar en la escuela y, además, podría tener dificultades en el área social. Aquí le presentamos algunas maneras en las que usted puede ayudar a mejorar la autoestima de su hijo con dificultades de aprendizaje y de atención.

5 maneras de ayudar a los estudiantes de escuela media con TDAH a abogar por sí mismos

Es importante que los estudiantes de escuela media que tienen TDAH aprendan a abogar por sí mismos y a pedir ayuda. No obstante, los chicos a esa edad pueden sentirse avergonzados por necesitar ayuda adicional. Puede que tampoco sepan cómo pedirla. Ayude a su hijo ensayando situaciones comunes como estas.

Acerca del autor

Retrato de Amanda Morin

Amanda Morin

Madre defensora y ex maestra, Amanda Morin es la orgullosa mamá de chicos con dificultades de aprendizaje y de atención y es la autora de The Everything Parent's Guide to Special Education.

Más de este autor

Revisado por Mark Griffin, Ph.D.

¿Le resultó esto útil?

Lo más reciente en Understood