Ir a contenido

TDAH y el mito de la holgazanería

Por El equipo de Understood

De un vistazo

  • Es un mito común que los niños con TDAH son holgazanes.

  • El cerebro de los niños con TDAH es el responsable de que tengan dificultad para realizar tareas.

  • Usted puede facilitar que su hijo emprenda sus deberes y se sienta bien al respecto.

Imagine esta situación: usted entra a la cocina y descubre que su hijo con TDAH está enviando mensajes de texto a los amigos en lugar de hacer lo que le había pedido, secar y guardar los platos. Usted se enoja de inmediato. Es la única labor doméstica que su hijo hace regularmente, y ya se lo ha había recordado varias veces.

No son únicamente las labores del hogar, lo mismo ocurre con la tarea escolar y con otras actividades que requieren esfuerzo y no son divertidas. Usted no puede evitar pensar que quizá su hijo sea holgazán. Desafortunadamente, otros también podrían pensarlo.

“Esfuérzate más”: Cómo el mito de la holgazanería afectó a un niño con TDAH.

A menudo las personas piensan equivocadamente que los niños con TDAH (también conocido como TDA) son holgazanes. Esas personas pueden incluir a los padres, familiares, compañeros y maestros. Por supuesto que en ocasiones los chicos con TDAH pueden ser perezosos, al igual que cualquier niño (y adulto). No obstante, es un mito que no realizan con regularidad tareas domésticas o escolares porque no quieren esforzarse.

Averigüe por qué los chicos con TDAH pueden ser etiquetados equivocadamente como holgazanes.

El cerebro cuando se tiene TDAH y parecer “flojo”

No es inusual que los niños que piensan y aprenden de manera diferente eviten hacer los deberes escolares, ya que lo que involucra puede ser complicado y estresante. Pero los niños con TDAH tienen desafíos adicionales que impiden que realicen sus deberes.

Los niños con TDAH tienen dificultades con un grupo de habilidades conocidas como la función ejecutiva. Estas habilidades son responsables de muchas cosas, incluyendo:

  • Prestar atención.

  • Organizar y planificar.

  • Iniciar tareas y permanecer enfocados en ellas.

  • Dar seguimiento a lo que se está haciendo.

Secar y guardar los platos podría parecer una tarea simple. Así que si su hijo no la hace, podría interpretarse como que está “holgazaneando”.

La verdad es que secar y guardar los platos es un proceso de varios pasos que requiere muchas habilidades ejecutivas, incluyendo recordar hacerlo. Cuando usted toma en cuenta lo que conlleva el proceso, es más fácil entender por qué un niño con TDAH podría tener dificultad para realizarla.

Comenzar una tarea nueva también requiere ser capaz de dejar de hacer lo que está haciendo en ese momento. Los niños con TDAH tienen dificultad para cambiar su foco de atención, incluso cuando se trata de pasar de una actividad divertida a otra actividad que también es divertida.

Además considere el hecho de que el trabajo no es usualmente estimulante para el cerebro. Requiere autocontrol dejar de lado una actividad placentera para ocuparse de una que es aburrida o complicada. Imagine tener dificultad para cambiar de actividad, y que después se nos pida dejar de charlar con los amigos para hacer una tarea difícil que requiera habilidades que usted no tiene.

No es un asunto de fuerza de voluntad. Completar tareas como esas requiere tener muchas destrezas que los chicos con TDAH usualmente no tienen.

La ansiedad y evitar tareas

Los niños con TDAH podrían experimentar más estrés que los niños que no piensan y aprenden de manera diferente. Sentir estrés continuamente puede resultar en ansiedad, la cual es común en niños con TDAH. Si la tarea que enfrentan les causa estrés o temor a fallar, naturalmente querrán evitarla.

No se trata de que sean perezosos, es autoprotección. Y esa es una reacción común en todas las personas, ya sea que tengan o no TDAH.

Un niño con TDAH podría apresurarse por terminar la tarea, dejarla a medias o ni siquiera intentar hacerla debido a sus dificultades del funcionamiento ejecutivo. Pero preocuparse por lo difícil que será terminarla y hacerla deficientemente podría empeorar el problema.

Cómo ayudar a su hijo

Hay muchas formas de facilitar que los chicos con TDAH asuman los desafíos, aun cuando no quieran.

  • Dividir las tareas en partes más pequeñas, ya sea una labor doméstica o una tarea escolar.

  • Dar suficiente tiempo a su hijo para cambiar de actividad y ocuparse de lo prioritario en ese momento.

  • Asignar solo una parte de la tarea a la vez, y anotar esa “parte” para su hijo.

  • Intentar no criticar. Elogie su esfuerzo, aun cuando no cumpla con sus expectativas.

  • Proporcionar consecuencias o recompensas positivas. A menudo los niños con TDAH necesitan incentivos para seguir trabajando.

  • Asignar labores domésticas que sean apropiadas para su hijo, sin importar si las tareas son muy fáciles o para niños más pequeños.

  • Controlar sus expectativas. Sin importar lo inteligente que sea su hijo, tener TDAH dificulta hacer las cosas.

Si su hijo toma algún medicamento para tratar el TDAH, vea si existe un patrón de cuándo parece que su hijo no está esforzándose. (Puede identificar patrones con un registro para la medicación del TDAH). Quizás el medicamento necesite ajustarse. Si su hijo no está tomando medicación para el TDAH, pregunte al médico sobre posibles tratamientos.

La idea de que los niños con TDAH son perezosos es uno de los muchos mitos acerca del TDAH. No obstante, es cierto que esta condición puede crear muchos problemas a los niños y sus familias. Lea lo que un padre quisiera que otros sepan acerca de criar a un niño con TDAH.

Puntos clave

  • Los niños con TDAH pareciera que son “perezosos” cuando en realidad tienen problemas con las funciones ejecutivas.

  • La ansiedad y el miedo al fracaso pueden ser obstáculos a la hora de intentar hacer algo.

  • Usted puede ayudar a su hijo a dividir los deberes escolares y las tareas del hogar en partes más pequeñas y manejables.

Comparta

Comparta TDAH y el mito de la holgazanería

  • Facebook
  • Twitter
  • Pinterest
  • Correo electrónico
  • Mensaje de texto
  • PróximamenteGoogle Classroom

Comparta TDAH y el mito de la holgazanería

  • Facebook
  • Twitter
  • Pinterest
  • Correo electrónico
  • Mensaje de texto
  • PróximamenteGoogle Classroom