Diferencias entre las dificultades del procesamiento sensorial y el TDAH

Por Peg Rosen

Revisado por experto Ellen Braaten (PhD)

El TDAH y las dificultades del procesamiento sensorial pueden parecer similares en algunos aspectos. Y a menudo coexisten. Pero también tienen muchas diferencias, desde cómo se manifiestan hasta cómo se tratan. Esta tabla compara ambas condiciones.

TDAH

Dificultades del procesamiento sensorial

¿Qué es?

Una condición del neurodesarrollo que dificulta enfocarse, permanecer sentado y pensar antes de actuar.

Sensibilidad excesiva o reducida a estímulos como imágenes, sonidos, sabores, olores y texturas.

Señales que podría notar

Parece distraído, confundido o aburrido.

Hace berrinches debido a falta de autocontrol.

Le cuesta ser organizado y completar tareas.

Tiene dificultad para seguir indicaciones.

Le cuesta permanecer sentado en actividades que lo requieren.

No se está quieto y necesita estar agarrando y jugando con todo.

Se mueve constantemente.

Sensibilidad excesiva:

Tiene dificultad para enfocarse e ignorar las distracciones.

Se enoja y se siente abrumado en lugares ruidosos o muy concurridos.

Tiene dificultad con las rutinas nuevas y otros cambios.

Se mueve y cambia de lugar porque no se siente cómodo.

Es muy sensible a la textura de la ropa.

Sensibilidad reducida:

Necesita tocar constantemente cosas o personas.

Parece torpe o descoordinado.

Posible impacto emocional y social

Los problemas para seguir las reglas sociales pueden dificultar hacer y mantener amistades. Los comentarios negativos frecuentes por su mal comportamiento o por no prestar atención pueden afectar su autoestima y motivación.

Sentirse ansioso en lugares ruidosos y concurridos o evitarlos, puede dificultar la socialización. Los compañeros pueden evitar o excluir a un niño que juega demasiado rudo o no respeta el espacio personal.

Profesionales que pueden ayudar

Pediatras, pediatras del desarrollo y el comportamiento, enfermeras practicantes, psiquiatras infantiles:

Diagnostican el TDAH y prescriben medicamentos.

También pueden detectar otros problemas como la ansiedad.

Psicólogos clínicos infantiles:

Proporcionan terapia conductual y terapia cognitivo-conductual.

Diagnostican el TDAH y problemas de salud mental que pueden coexistir, como la ansiedad.

También pueden realizar evaluaciones para las diferencias de aprendizaje.

Neuropsicólogos pediátricos:

Diagnostican el TDAH y problemas de salud mental comunes que pueden coexistir.

También pueden realizar evaluaciones para las diferencias de aprendizaje.

Terapeutas educativos y capacitadores organizativos:

Trabajan en las habilidades de organización y gestión del tiempo.

Terapeutas ocupacionales:

Enseñan a los niños habilidades para manejar situaciones difíciles.

Proporcionan terapia de integración sensorial que ayuda a los niños a responder adecuadamente a estímulos sensoriales.

Psicólogos clínicos infantiles:

Proporcionan terapia del comportamiento para enseñar habilidades a los niños que les permitan controlar sus actos e interacciones.

Proporcionan terapia cognitivo-conductual para ayudar con problemas emocionales relacionados con las dificultades del procesamiento sensorial.

Diagnostican el TDAH y problemas de salud mental que pueden coexistir con las dificultades del procesamiento sensorial.

También pueden realizar evaluaciones para diferencias de aprendizaje.

Pediatras del desarrollo y el comportamiento

Prescriben medicamentos contra la ansiedad para reducir las respuestas de pánico.

Adaptaciones que puede proporcionar la escuela mediante un IEP o un plan 504

Tiempo adicional en los exámenes, incluidos los exámenes estandarizados.

Un asiento cerca del maestro y alejado de distracciones.

Un lugar de estudio más grande y privado para lograr completar el trabajo.

División de las tareas escolares largas en actividades más pequeñas.

Hojas de ejercicios con menos preguntas.

Descansos para moverse.

Un asiento alejado de sonidos molestos

• Un lugar de trabajo silencioso o un área para relajarse.

Auriculares o audífonos con cancelación de ruido en lugares concurridos, como las asambleas.

• Advertencias de ruidos fuertes como simulacros de incendios.

Una rutina diaria consistente.

Descansos sensoriales.

Estrategias que pueden probar las familias en la casa

Crear rutinas diarias para proporcionarle estructura.

Usar horarios visuales y listas de verificación para ayudar a su hijo a mantenerse organizado.

Permitir descansos durante la tarea y el estudio.

Avísele con anticipación los cambios de horario y explíquele lo que podría esperar en situaciones nuevas.

Prepare a su hijo para las reuniones sociales o situaciones nuevas.

Tenga a mano auriculares o tapones para los oídos.

Explique a su hijo situaciones peligrosas a las que podría no ser sensible, como el frío y el calor extremo.

Compre platos con compartimentos si a su hijo le molesta que alimentos diferentes se mezclen.

Busque ropa sin etiquetas ni costuras y cuyo tejido sea suave.

Share