Cómo ayudar a los estudiantes de bachillerato con TDAH a crear un sistema para gestionar el tiempo

El bachillerato trae consigo una mayor independencia y posibilidades de elección. Los adolescentes tienen la oportunidad de elegir sus clases y probar actividades extracurriculares nuevas. Esa independencia puede ser emocionante. Para algunos, es un anticipo de cómo será la universidad. Pero tener mayor libertad también puede ser un reto para los estudiantes con TDAH y dificultades con la administración del tiempo.

Crear un sistema de manejo del tiempo puede facilitar un poco las cosas. Los horarios pueden ayudar a los adolescentes a dejar de postergar las tareas y encontrar el tiempo necesario para realizarlas. Estos son seis pasos para crear un sistema para su adolescente con TDAH.

1. Apuntar las fechas de entrega en un calendario mensual

Comience con un calendario electrónico o impreso. Busque en el sitio web de la escuela las fechas importantes de cada periodo e inclúyalas en su calendario mensual. Asegúrese de incluir fechas como el inicio de los exámenes parciales y finales.

Anote los días de exámenes y las fechas de entrega de ensayos y proyectos. (En la universidad, el programa de estudios de cada asignatura incluirá las fechas). Si su adolescente está utilizando un calendario electrónico y uno impreso, asegúrese de que anote las fechas en ambos. Cuando complete el calendario mensual, imprima la versión electrónica si la hay.

2. Desglosarlo por semanas

Cree un calendario semanal a partir del calendario mensual, que incluya cada hora del día. Es conveniente tener una versión impresa, aunque se trate de un calendario electrónico.

Bloquee los días de compromisos que se repiten como clases, clubes, etc. Luego programe periodos de estudio y para hacer tareas a lo largo de la semana. Incluya tiempo para descansos breves. Agregue estos compromisos semanales al calendario mensual, tanto en la versión impresa como en la electrónica.

En un calendario electrónico, programe cada compromiso como un evento recurrente. Revisarlo a lo largo del día es ayuda a cumplir con lo planeado.

3. Mantener visible el plan semanal y el calendario mensual

Coloque en la pared las versiones impresas del calendario mensual y del plan semanal. Revise el plan semanal en la noche para recordar las tareas del día siguiente. Consulte el calendario mensual para hacer seguimiento de los exámenes, las fechas de entrega y actividades. Tache cada día a medida que vayan pasando para ver el avance del semestre.

4. Actualizar el calendario con cualquier novedad

Añada cosas que surjan a último minuto. Esto podría incluir tareas nuevas, cambios en las fechas de entrega o una cita para reunirse con un maestro. Si un compromiso nuevo coincide con una hora que había reservado para estudiar, escoja otro momento en la semana para estudiar que esté disponible.

5. Dividir en partes los proyectos largos

Tan pronto como se haya asignado una tarea, cree pasos intermedios para fechas de entrega lejanas. Estos pasos podrían incluir investigar antes de una fecha determinada o completar un primer borrador a tiempo para llevarlo al centro de redacción para recibir comentarios. Agregue estos pasos a los calendarios impresos y electrónicos.

6. Sincronizar los calendarios impresos y electrónicos varias veces a la semana

Elija tres o cuatro momentos durante la semana para actualizar el calendario mensual. Agregue en el calendario impreso cualquier modificación realizada en el calendario electrónico. De esa manera, las fechas de entrega a largo plazo siempre estarán visibles.

Conozca maneras de ayudar a su hijo que está en bachillerato a aprender habilidades de organización. Lea sugerencias para ayudar a su adolescente a organizarse.

Comparta

Próximos pasos