¿Por qué los niños se portan mal?

Por Gail Belsky

La mayoría de los niños se portan mal de vez en cuando. Podrían hacer un berrinche, interrumpir cuando otras personas están hablando o no hacer lo que se les dice.

Si su hijo actúa de esa manera con mucha frecuencia puede que sea problemático para usted. Podría preguntarse si se trata de un comportamiento típico en los niños de su edad o si significa algo más. También es posible que usted desconozca la causa y asuma que se está portando mal a propósito.

¿Por qué los niños se portan mal? A veces no hay una buena razón. Sin embargo, muchas veces sí la hay. Estos son algunos comportamientos comunes y cuál podría ser la causa.

Hablar sin parar e interrumpir

Puede que sea maravilloso cuando a los niños les gusta compartir sus ideas y pensamientos. Pero no lo es si es común que interrumpan, hablen al mismo tiempo que otras personas y no les den la oportunidad de hablar a los demás. Estos comportamientos pueden alejar a otros niños y adultos.

Lo qué usted podría pensar: Que su hijo no está pensando en los demás. O que su hijo tiene mucho que decir y se deja llevar por su entusiasmo.

Qué más podría ser: Los niños que frecuentemente interrumpen o no paran de hablar pueden tener dificultad para controlarse. Incluso si saben que están hablando demasiado, no pueden parar. También es posible que tengan dificultades con las habilidades sociales necesarias para entablar una conversación.

No seguir instrucciones

Es común que los niños no sigan indicaciones de vez en cuando. Tal vez no estaban escuchando con atención. O quizás no querían dejar de hacer lo que estaban haciendo. Pero algunos niños no suelen hacer lo que se les dice.

Lo qué usted podría pensar: Es el típico desafío: Su hijo está ignorando sus instrucciones a propósito. También podría pensar que es solo una etapa.

Qué más podría ser: Algunos niños tienen dificultades con las habilidades necesarias para seguir instrucciones. Estas habilidades son parte de la función ejecutiva e incluyen la capacidad de concentrarse, recordar y planificar. 

Descubra por qué hay niños que les cuesta seguir instrucciones

Evitar tareas y darse por vencido

A los niños no siempre les gusta lo que tienen que hacer, así que a veces posponen una tarea o quehacer. Si la tarea es difícil o muy aburrida, puede que la comiencen y luego la dejen sin terminar. Pero hay niños que las evitan y se dan por vencidos a menudo.

Lo qué usted podría pensar: Es pereza. Al igual que muchos niños, su hijo no quiere dedicar tiempo o esfuerzo a hacer ciertas cosas.

Qué más podría ser: Los niños pueden evitar tareas o darse por vencidos porque se frustran. Es posible que su hijo tenga dificultades con las habilidades necesarias para realizar la tarea. Cualquiera que sea la dificultad, su hijo no puede expresarla con palabras. Los niños también pueden darse por vencidos en las tareas porque pierden la concentración.

Aprenda por qué los niños se frustran con la escuela.

Ser desordenado y desorganizado

Es común que los niños no recojan las cosas que usan y las dejen tiradas. O a veces no saben dónde colocaron su mochila o su abrigo. Pero ¿qué pasa si su hijo sigue perdiendo cosas o nunca limpia incluso cuando usted se lo recuerda?

Lo qué podría pensar: A muchos niños no les importa ser desordenados desorganizados. A ti tampoco te importaba cuando eras niño.

Qué más podría ser: Su hijo tiene problemas con la organización y otras habilidades de la función ejecutiva. Ser organizado requiere la capacidad de planificar, recordar, enfocarse y conocer los pasos necesarios para limpiar.

Protestar por la tarea

Hacer la tarea los niños no suele ser divertido para la mayoría de los niños, y a veces pierden la paciencia. Podrían quejarse, apresurarse en terminarla o ponerse de mal humor. Sin embargo, hay niños que siempre lloran, gritan o se niegan a hacerla.

Lo qué podría pensar: Ningún niño quiere hacer la tarea. Discutir sobre eso no significa que haya un problema.

Qué más podría ser: Su hijo puede tener dificultad con el tema o para abordar el trabajo. También podría ser debido a que le cuesta cambiar de otra actividad para concentrarse en una actividad que le aburre.


Cuando usted comienza a ver estos comportamientos de una manera diferente, es posible que tenga preguntas. Take N.O.T.E. es una herramienta digital gratuita que puede ayudarlo a dar seguimiento a los comportamientos y obtener respuestas.

    Díganos qué le interesa

    Comparta

    Acerca del autor

    Acerca del autor

    Gail Belsky es editora ejecutiva en Understood. Ha escrito y editado para importantes medios de comunicación, especializándose en temas relacionados con la crianza de los hijos, la salud y la vida laboral y profesional.

    Revisado por

    Revisado por

    Brittney Newcomer (MS, NCSP) es directora de liderazgo intelectual en Understood. Ha trabajado en escuelas públicas por más de una década como maestra, evaluadora y jefa de currículo.