Ir a contenido

La importancia de la resiliencia en chicos con dificultades de aprendizaje y de atención

Por Donna Volpitta, EdD

De un vistazo

  • La resiliencia es una habilidad importante en la vida para los niños con dificultades de aprendizaje y de atención.

  • Ser resiliente puede ayudar a los chicos a aprender habilidades de adaptación y a encontrar soluciones a los problemas.

  • Hay muchas formas en las que usted puede ayudar a su hijo a desarrollar resiliencia.

No es fácil ver que su hijo tenga un inconveniente, especialmente cuando se ha esforzado tanto, pero puede ser difícil de evitar. Los niños con dificultades de aprendizaje y de atención se enfrentan a desafíos que otros niños no enfrentan. Tienen que esforzarse mucho en la escuela y pueden tener problemas con habilidades cotidianas como el autocontrol, seguir instrucciones o entender las pautas sociales.

Pero enfrentar retos y aprender de ellos puede tener una ventaja. Puede ayudar a su hijo a desarrollar resiliencia. Esta habilidad vital es la que permite a los chicos superar sus retos a pesar de los contratiempos. Aprenda más sobre lo que significa la resiliencia y cómo ayudar a su hijo a desarrollarla.

El antiguo concepto de resiliencia

Sabemos que la resiliencia es importante. Pero, ¿qué significa exactamente? Por décadas, la resiliencia fue entendida como la habilidad de sobreponerse a las catástrofes y adversidades. Los investigadores se enfocaron en cómo los niños y los adultos se recuperaban de tragedias como huracanes, incendios e inundaciones. Estudiaron por qué algunas personas “volvían a la normalidad” rápidamente mientras que otras continuaban intentando sobreponerse.

Comúnmente las familias entendían la resiliencia de manera similar. Pensaban en ella en términos de cuán rápido sus hijos se recuperaban de una enfermedad grave, un accidente u otro evento importante. En otras palabras, la resiliencia era algo que el chico “mostraba” cuando enfrentaba un gran reto.

La nueva manera de pensar sobre la resiliencia

Actualmente, la resiliencia tiene un significado mucho más amplio. Para los investigadores y profesionales que trabajan con niños, no solo se trata de “recuperarse”, sino de “superarlo y avanzar”. La resiliencia no solo significa volver a la normalidad después de enfrentar una situación difícil, significa aprender del proceso para ser más fuerte y resolver mejor el siguiente reto.

Tampoco se limita a tragedias o eventos importantes de la vida. La resiliencia también aplica a problemas más comunes. De hecho, cuando los niños responden a cualquier tipo de reto, incluyendo las dificultades de aprendizaje, se crea la oportunidad de superarlo y avanzar. Los ayuda a aprender habilidades para superarlo y a encontrar soluciones a los problemas.

Por ejemplo, si una niña se cae de la bicicleta después de tropezar con una piedra, tendrá más cuidado de evitar los obstáculos. Si no sale bien en un examen, puede que se esfuerce en mejorar sus técnicas de estudio.

Usar los contratiempos diarios para explorar nuevas y mejores formas de abordar las cosas beneficia a todos los niños. Pero puede ser aún más valioso para los niños que tienen dificultades de aprendizaje y de atención, ya que es una oportunidad para trabajar en sus limitaciones y desarrollar nuevas destrezas.

Aprender de los contratiempos puede empoderar a los chicos con dificultades de aprendizaje y de atención. Puede ayudarlos a desarrollar la autoconsciencia y a que aboguen por sí mismos. También puede ayudarlos a desarrollar nuevas estrategias y herramientas para resolver problemas. Y puede estimular su motivación y mejorar la autoestima.

Enseñar a su hijo habilidades de resiliencia

En algún momento se pensó que la resiliencia era un rasgo de la personalidad más o menos predeterminado. Pero ahora los especialistas consideran que es una habilidad que puede ser enseñada. La clave para la resiliencia es la actitud: cómo pensamos sobre cualquier reto que enfrentamos.

Enseñar resiliencia a los niños implica prepararlos para los retos. Eso incluye reflexionar sobre cómo los manejan y discutir otras soluciones al problema.

Estas son algunas maneras de ayudar a su hijo con dificultades de aprendizaje y de atención a desarrollar resiliencia:

Exponerlo a desafíos. Su hijo no puede aprender si no tiene la oportunidad de hacer cosas que son complicadas, y quizá fracasar. Encuentre situaciones diarias donde él necesitará resolver las cosas por sí solo, intente diferentes estrategias y persista aún cuando las cosas se tornen difíciles.

El parque de juegos puede ser un lugar excelente. Esforzarse para mejorar en las barras o construir un puente para cruzar un arroyo en colaboración con otro niño, son oportunidades para aprender.

No intervenga para arreglar las cosas. Cuando las cosas no van bien, su hijo puede necesitar su ayuda. Pero eso no significa resolverle el problema. Oriente a su hijo, pero también dele espacio para que encuentre sus propias soluciones y estrategias antes de intervenir. Una cierta cantidad de frustración puede generar resultados positivos y ayudar a desarrollar la persistencia.

Permita que las consecuencias enseñen. Los niños pueden sentirse derrotados cuando el resultado de algo que hacen es negativo. Pero también puede motivarlos a cambiar. Es una oportunidad para discutir con su hijo posibles alternativas. Las experiencias negativas pueden conducir a buscar estrategias que produzcan resultados positivos.

Supongamos que su hijo de cuarto grado sigue olvidando la tarea en casa. Las tareas que no entrega bajan sus calificaciones. Pero ese resultado negativo lo motiva a que use las estrategias de organización que usted sugirió en casa y que sus calificaciones mejoren. Ahora él aprendió resiliencia y habilidades de organización.

Hable sobre las lecciones aprendidas. Después de que su hijo ha tenido un contratiempo o una desilusión, ayúdelo a que le encuentre sentido. Discutan las estrategias que utilizó y lo que pudo haber hecho de manera diferente.

Sugiérale personas a las que pudo haber recurrido y maneras en las que pudo haber solicitado ayuda. Reflexionar sobre lo que ocurrió puede ayudarlo a identificar apoyos que podrían ser de utilidad la próxima vez.

Evite una situación del tipo “nadas o te ahogas”. La resiliencia es acerca de aprender de los desafíos y seguir adelante. Pero, ¿y si él no tiene ninguna orientación? Es importante dar a su hijo el apoyo suficiente para enfrentar dificultades pero no tanta ayuda que le impida cometer errores y aprender de ellos.

Una manera de hacer eso es empleando un método del “andamio”. Piense cómo se le enseña a los niños a montar en bicicleta. Primero, lo ayuda mucho sosteniendo la parte trasera del asiento y el manubrio. Gradualmente, lo va ayudando cada vez menos hasta que finalmente suelta la bicicleta. “

“¿Madre sobreprotectora? No, soy una mamá salvavidas.” Lea la historia de esta mamá.

Este mismo enfoque puede ser usado para enseñar a los niños resiliencia ante cualquier reto. Por ejemplo, si su hijo de escuela media tiene problemas con una tarea, usted puede revisar las instrucciones con él. Puede guiarlo a que revise nuevamente el libro de texto o sugerirle que llame a un amigo para pedir ayuda. También puede sugerirle que contacte a su maestro.

Si no hace ninguna de esas cosas y obtiene una baja calificación en su tarea, puede que le sirva de motivación para usar esas ayudas la próxima vez. O puede ocurrírsele otra estrategia que le funcione.

Anímelo a pedir apoyos adicionales en la escuela. Si su hijo todavía tiene problemas con el trabajo después de haber usado estrategias diferentes, le puede sugerir que hable con el coordinador de servicios o el maestro acerca de apoyos adicionales. Él podría no llevarlas a cabo por completo, pero aún así tiene la oportunidad de aprender cómo persistir al enfrentar un desafío y cómo abogar por sí mismo a lo largo del camino.

Averigüe lo que su hijo necesita para progresar en la escuela. Es importante asegurarse de que su hijo está recibiendo la ayuda que necesita para progresar. Si está teniendo problemas en la escuela y no está seguro cuál es el motivo, considere una evaluación. Él podría ser elegible para apoyos y servicios, y en la escuela.

Desarrollar resiliencia no siempre resulta sencillo. Aún cuando su hijo aprenda de sus retos, la experiencia puede ser frustrante. Ayúdelo a aprender maneras constructivas de manejar la frustración. Dele su opinión y felicítelo de manera honesta por su arduo trabajo. Inspírelo relatando historias sobre personas exitosas con dificultades de aprendizaje y de atención.

Aprenda más escuchando a una experta explicar cómo desarrollar la resiliencia en los niños con dificultades de aprendizaje.

Nota: Este video de Youtube tiene subtítulos en español. Comience a reproducir el video. En la parte inferior de la pantalla vaya a “Settings”, seleccione “Subtitles“ y haga clic en la opción “Español” . Ahora podrá reproducir el video con subtítulos en español. Asegúrese que la función “CC” esté activa.

Puntos Clave

  • La resiliencia no se trata de “regresar a lo normal” después de enfrentar una situación difícil. Se trata de aprender de los desafíos y encontrar la motivación para abordar el siguiente.

  • Aprender de los desafíos puede ayudar a los chicos a desarrollar la autoconsciencia y a abogar por sí mismos.

  • Permitir que su hijo haga cosas que son difíciles para él, aunque fracase, puede ayudarlo a desarrollar la resiliencia.

Comparta

adaptaciones:

Comparta La importancia de la resiliencia en chicos con dificultades de aprendizaje y de atención

  • Facebook
  • Twitter
  • Pinterest
  • Correo electrónico
  • Mensaje de texto
  • PróximamenteGoogle Classroom

Comparta La importancia de la resiliencia en chicos con dificultades de aprendizaje y de atención

  • Facebook
  • Twitter
  • Pinterest
  • Correo electrónico
  • Mensaje de texto
  • PróximamenteGoogle Classroom