Cerrar
Idioma
English
Español
Hablar con su hijo

9 consejos para reaccionar a la boleta de calificaciones de su hijo

Por Amanda Morin

183Encontró esto útil
183Encontró esto útil

La manera como usted reaccione a la boleta de calificaciones de su hijo puede afectar su motivación, autoestima y sensación de control sobre su aprendizaje. Por ello es importante ver más allá de las calificaciones antes de responder. Considere las siguientes situaciones comunes de las boletas de calificaciones.

1 de 9

Las calificaciones mejoraron, pero menos de lo que esperaba

Usted podría estar tentado a decir: “Yo estaba esperando ver más mejoría”. Pero es importante recordar que cualquier mejoría es progreso, y que incluso mejorar un poco puede requerir mucho esfuerzo. Reconocerlo ofrece la oportunidad para hablar sobre lo que está funcionando.

En su lugar, intente decir: “¡Bien hecho! ¿Qué piensas que fue lo que te ayudó a mejorar? ¿Crees que las mismas estrategias también serán útiles en otras asignaturas?”.

2 de 9

Tanto las calificaciones como la actitud necesitan mejorar

Cuando las noticias no son buenas podría estar tentado a decir: “¡Estás castigado hasta que tu actitud y tus calificaciones mejoren!” Pero en su lugar respire profundo e intente decir: “Necesito un poco de tiempo para pensar lo que quiero decir. Hablaremos de esto mañana”.

Luego, piense qué considera una “mejoría”. Sea objetivo y defina lo que eso significa: “Estas son mis expectativas para el siguiente periodo. Realicemos un plan para lograrlo”.

3 de 9

Las calificaciones han mejorado desde la última boleta de calificaciones

Cuando los resultados son positivos puede verse tentado a decir: “¡Sabía que si te esforzabas más mejorarías!” Pero “esforzarse más” no es como los chicos con dificultades de aprendizaje y de atención mejoran en la escuela.

En su lugar, puede decir algo como: “¡Increíble! Parece que usar nuevas estrategias para hacer la tarea y estudiar dio buenos resultados”. Obtenga más recomendaciones sobre cómo elogiar.

4 de 9

Las calificaciones fueron las mismas, pero la actitud y el esfuerzo mejoraron

Cuando usted espera que las calificaciones mejoren, puede pasar por alto los comentarios de los maestros sobre el progreso en otras áreas. Puede verse tentado a decir: “Bueno, tu actitud mejoró. Ojalá también hubieran mejorado tus calificaciones”. Pero si su hijo no disfruta la escuela, un mayor esfuerzo y una mejor actitud son progreso.

En su lugar, intente decir: “Es bueno saber que te sientes mejor en la escuela y ver que te va bien con las tareas. Para el siguiente periodo de evaluaciones trabajemos en la preparación de exámenes”.

5 de 9

Algunas calificaciones mejoraron, otras empeoraron

Como algunas asignaturas mejoraron, podría verse tentado a decir: “¿Qué pasó con el resto de las asignaturas?”. Pero conforme su hijo crece, las expectativas de aprendizaje cambian y puede ser más difícil lograrlas en algunas materias.

Es más productivo decir: “¡Tus calificaciones en matemáticas y ciencias son muy buenas! Pero estoy un poco decepcionado con las calificaciones de otras materias. ¿Cuál es la diferencia con esas asignaturas?”. Hable sobre cambios que podrían ayudar, como un lugar más tranquilo para hacer las tareas o trabajar con un tutor. Si su hijo tiene edad suficiente, puede sugerir que hable con sus maestros sobre estrategias que podrían ayudarlo a mejorar.

6 de 9

Su hijo está reprobando la mayoría de las asignaturas a pesar de su esfuerzo

Si está sorprendido, podría verse tentado a decir: “¡Estás reprobando todo! ¡Pensé que te estabas esforzando!” Sin embargo, puede que el rendimiento de su hijo tenga poco que ver con el esfuerzo. ¿Su hijo cuenta con el apoyo necesario? Quizás es momento de considerar una evaluación o de revisar los objetivos del IEP.

En su lugar podría decir: “Realmente me sorprenden estas calificaciones, sé que hiciste un gran esfuerzo. Después que hablemos sobre lo que piensas que te puede ayudar, solicitaré una reunión en la escuela para crear un mejor plan”.

7 de 9

Las calificaciones han ido en picada

Cuando repentinamente su hijo está fallando en todas las asignaturas, usted podría verse tentado a decir: “¿Qué diantres te ocurre?”. Pero es importante pensar si hay otras señales que indiquen que algo anda mal. ¿Se ha percatado recientemente de cambios en su comportamiento o en sus amistades?

Si es así, podría decir: “Ciertamente no estoy contento con esto, y he notado que has tenido otros cambios recientemente. Piensa sobre lo que tus maestros y yo podemos hacer para ayudar. Mañana hablaremos y haremos un plan para salir adelante”.

8 de 9

Su hijo está decepcionado por no haber sacado mejores calificaciones

Podría estar tentado a decir: “No entiendo porqué estás enojado. Las calificaciones en esta boleta son muy buenas”. Si su hijo esperaba mejores “resultados” por su esfuerzo, podría parecerle que no es suficiente.

En su lugar podría decir: “Entiendo tu desilusión, pero yo estoy contento con los resultados. Veo que tu esfuerzo ha sido recompensado”.

9 de 9

Usted sabe que no se esforzó lo suficiente

Debido a su frustración podría estar tentado a decir: “¡Sabía que esto iba a ocurrir! Te quitaré el teléfono hasta que mejores!”. Pero su hijo no puede demostrar que “mejoró” hasta que reciba la siguiente boleta de calificaciones. Y eso es demasiado tiempo para que cualquier tipo de castigo tenga sentido o sea efectivo.

Una mejor manera de abordarlo podría ser decir: “No puedes cambiar tu boleta de calificaciones, pero puedes -y lo harás- cambiar tu actitud hacia la escuela. No usarás tu teléfono hasta que termines y revises tu tarea todos los días”.

Ver los consejos de nuevo

5 cosas que no hay que decir a su hijo sobre la dislexia

Incluso los comentarios mejor intencionados pueden desalentar o hacer sentir inadecuado a un niño con dislexia. Nosotros hablamos con el defensor, Ben Foss, autor del libro Dyslexia Empowerment Plan. Él comparte consejos sobre las palabras que pueden herir y qué decir en lugar de eso.

5 cosas que no hay que decir a su hijo sobre la dispraxia

Los niños con dispraxia enfrentan todo tipo de retos relacionados con la coordinación y el movimiento (entre otras cosas). Victoria Biggs escribió Caged in Chaos: A Dyspraxic Guide to Breaking Free cuando era adolescente. Le pedimos consejos sobre lo que los padres deben evitar decir y qué pueden decir que sea de ayuda.

Acerca del autor

Retrato de Amanda Morin

Amanda Morin es una madre defensora, exmaestra y autora de The Everything Parent's Guide to Special Education.

Revisado por

Retrato de Bob Cunnigham

Bob Cunningham, Ed.M., es asesor en dificultades de aprendizaje y de atención para Understood.

¿Le resultó esto útil?

Lo más reciente en Understood