Ir a contenido

El TDAH y el cerebro

Por Julie Rawe

Los investigadores están aprendiendo más y más acerca del desarrollo del cerebro y el TDAH. Las diferencias en el cerebro dificultan que las personas con TDAH trabajen en una actividad, a menos que estén realmente interesados. Esto no tiene que ver con ser holgazán o poco inteligente.

Aprenda más sobre el cerebro de las personas con TDAH.

Las estructuras del cerebro con TDAH tardan más en desarrollarse

La investigación muestra que algunas partes del cerebro suelen ser un poco más pequeñas o tardar más tiempo en madurar en los niños que tienen TDAH. Esto no significa que los niños con TDAH no sean inteligentes. Significa que algunas partes de su cerebro se desarrollan más lentamente.

Estos retrasos en el desarrollo ocurren en partes del sistema de autocontrol del cerebro. Esto incluye estructuras que juegan un papel importante en el control emocional y en una habilidad llamada memoria funcional.

En la edad adulta, estas estructuras cerebrales tienden a ser similares en tamaño a las de los adultos sin TDAH. Sin embargo, esto no significa que el TDAH desaparezca después de la adolescencia. Los síntomas del TDAH pueden cambiar conforme los niños van creciendo, pero el TDAH es una condición de por vida.

Las redes cerebrales tienen problemas para hacer cambios

Las estructuras del cerebro necesitan trabajar juntas para hacer cosas como cambiar la atención o leer o escribir. Diferentes partes del cerebro están conectadas por redes de neuronas (células cerebrales).

A algunas redes neuronales les toma más tiempo desarrollarse o pueden ser menos eficientes en los niños con TDAH. Un ejemplo es la “red de modo predeterminado”. Esta juega un papel importante en el descanso del cerebro. En los niños con TDAH, el cerebro tarda más tiempo en “desconectar” la actividad en la red de modo predeterminado cuando necesitan enfocarse en algo.

El TDAH también afecta otras rutas como la red frontoparietal. Esta juega un papel clave en la toma de decisiones y el aprendizaje de nuevas tareas. (Es por eso que a menudo se le conoce como “circuito de control ejecutivo”). Las diferencias en esto y en otras redes neuronales pueden ayudar a explicar los síntomas del TDAH como la divagación mental y los problemas con el control de impulsos.

Los químicos del cerebro pueden tener problemas para comunicar el mensaje

Las redes del cerebro están hechas de células cerebrales que pasan información de neurona en neurona. Para hacerlo, del extremo de una neurona se liberan pequeñas cantidades de químicos llamados neurotransmisores. Estos químicos tienen que cruzar un pequeño espacio llamado sinapsis para llegar al extremo de la siguiente neurona.

El TDAH puede afectar este proceso de ciertas maneras:

  • Puede que la neurona transmisora no libere suficientes neurotransmisores.

  • Puede que la neurona receptora tenga problemas para “atrapar” los neurotransmisores.

  • Puede que los neurotransmisores sean succionados demasiado rápido por la neurona transmisora, antes de que se logre una buena conexión con la neurona receptora.

Para muchas personas con TDAH, el tratamiento puede mejorar estas conexiones. Aprovechar los intereses de las personas también puede ayudar.

Los investigadores del cerebro están aprendiendo cada vez más acerca del TDAH. Pero tenga en cuenta que todavía no hemos llegado al punto en que los escáneres del cerebro se puedan usar para diagnosticar el TDAH. Conozca cómo son evaluados los niños para el TDAH y cómo se diagnostica en adultos.

Comparta

Comparta El TDAH y el cerebro

  • Facebook
  • Twitter
  • Pinterest
  • Correo electrónico
  • Mensaje de texto
  • PróximamenteGoogle Classroom

Comparta El TDAH y el cerebro

  • Facebook
  • Twitter
  • Pinterest
  • Correo electrónico
  • Mensaje de texto
  • PróximamenteGoogle Classroom