Ir a contenido

TDAH y ansiedad: Lo que necesita saber

Por Peg Rosen

De un vistazo

  • Algunos de los desafíos que acompañan al TDAH pueden causar ansiedad en los niños.

  • Muchos niños con TDAH podrían tener dificultad para controlar sus emociones.

  • Algunos niños pueden tener un trastorno de ansiedad al mismo tiempo que TDAH.

La ansiedad es común en los niños que tienen TDAH. Los retos que caracterizan al TDAH pueden ocasionarles ansiedad y hacerlos más propensos a tener un trastorno de ansiedad.

Puede ser difícil distinguir si un niño tiene TDAH o ansiedad porque hay mucha coincidencia en la manera como se manifiesta en los niños. A continuación lo que usted necesita saber sobre la ansiedad, y cómo ayudar a su hijo.

La conexión entre el TDAH y la ansiedad

Los niños con TDAH tienen problemas con las funciones ejecutivas: las habilidades que nos ayudan a organizarnos, administrar el tiempo y seguir rutinas diarias. Tener este tipo de dificultades día tras día puede ser estresante, y el estrés crónico puede transformarse en ansiedad.

Además los niños con TDAH tienen más dificultad para controlar el estrés que los niños sin TDAH. Esto se debe a que el TDAH puede afectar la manera en que los niños controlan sus emociones. Puede que estén tan abrumados con las emociones que no puedan pensar con claridad en cómo manejar la situación.

Así que tener TDAH puede causar ansiedad. Pero además los niños con TDAH tienen una probablidad tres veces mayor de tener un trastorno de ansiedad que los otros niños. Debido a que el TDAH y los trastornos de ansiedad a menudo ocurren al mismo tiempo, algunos investigadores piensan que muchos niños pueden estar predispuestos a tener ansiedad y ser distraídos.

Cómo luce un niño con TDAH que está ansioso

Tener dificultad para controlar las emociones puede afectar el comportamiento de los niños de diferentes maneras. Algunos se portan mal y buscan atención. Otros son tranquilos e intentan pasar desapercibidos.

Estas son algunas conductas que pueden ser señales de ansiedad en niños con TDAH:

  • Hacer muchas payasadas en clase.

  • Estar irritable o discutir mucho.

  • Mentir sobre los deberes escolares u otras responsabilidades que no hayan cumplido.

  • Aislarse de las personas, quizás yéndose a la habitación o al baño.

  • Jugar videojuegos o ver televisión sin descanso.

Por qué la ansiedad puede ser erróneamente diagnosticada como TDAH

En ocasiones los niños con trastornos de ansiedad pueden ser diagnosticados erróneamente con TDAH, o viceversa. Eso es porque a primera vista ambas condiciones pueden lucir similares. Estas son algunas de las maneras en que pueden actuar los niños que tengan alguna de estas condiciones, pero por razones diferentes:

  • Dificultad para poner atención. Los niños con ansiedad pueden parecer distraídos o ensimismados cuando están preocupados. Los niños con TDAH están distraídos porque las diferencias en sus cerebros afecta la concentración.

  • Inquieto constantemente. Los niños con ansiedad puede golpetear insistentemente el piso con el pie durante la clase porque están nerviosos. Los niños con TDAH se mueven constantemente debido a la hiperactividad o la dificultad para controlar sus impulsos.

  • Trabajar lentamente. Los niños con ansiedad podrían trabajar lentamente porque creen que tienen que hacerlo perfecto. Los niños con TDAH tardan en terminar las cosas porque tienen dificultad para empezar las tareas y concentrarse en hacerlas.

  • No entregar las tareas. Los niños con ansiedad pueden atascarse en una tarea y sentirse demasiado ansiosos como para pedir ayuda. Los niños con TDAH no entregan las tareas debido a que son olvidadizos y su capacidad de planificación es limitada.

  • Dificultad para hacer amigos. Los niños con ansiedad social pueden sentirse muy temerosos en situaciones sociales como para hacer amigos. Los niños con TDAH podrían tener dificultad para socializar porque la falta de atención evita que entiendan las pistas sociales. O su comportamiento impulsivo podría molestar o alejar a otros niños.

Existen muchos síntomas del TDAH y la ansiedad que coinciden, pero también hay diferencias importantes:

  • Los niños con trastornos de ansiedad a menudo muestran un comportamiento compulsivo o perfeccionista. Esto no es tan común en los niños con TDAH.

  • Los niños con TDAH suelen tener problemas con la organización. Esto no es tan común en niños con trastornos de ansiedad.

  • Los niños con ansiedad suelen preocuparse más de la socialización que los niños con TDAH.

  • Los niños con ansiedad pueden desarrollar síntomas físicos como palmas sudorosas, respiración rápida y dolor de estómago.

Cómo puede ayudar

Conozca los signos de ansiedad en niños pequeños, preadolescentes y adolescentes, y anote lo que observa. Usar un registro de ansiedad puede ayudarlo a entender mejor dónde y cuándo su hijo se siente ansioso.

Estas son otras maneras de ayudar:

  • Esté atento al comportamiento de su hijo. Trate de no achacarlo todo al TDAH. Portarse peor que de costumbre o abstraerse en los videojuegos pueden ser señales de ansiedad. Pregúntele si hay algo que lo preocupa o lo molesta.

  • Si su hijo dice que se siente ansioso, valide sus sentimientos. En lugar de decirle “tranquilízate”, decidan juntos los pasos a seguir.

  • Sea consciente de su propia ansiedad. Algunos padres de niños ansiosos también son ansiosos. Recuerde que su hijo está aprendiendo a responder a situaciones estresantes observando cómo reacciona usted a ellas. A los niños suele serles más fácil manejar la ansiedad si sus padres permanecen calmados y positivos.

  • Intente no tomárselo de manera personal. Puede ser molesto que su hijo llegue de la escuela y le diga algo de mala manera u ofensivo. Pero cuando los niños actúan así, a menudo están desahogándose después de un día estresante. Cuando se tranquilice, piensen en maneras de relajarse, como dejarlo un rato tranquilo antes de empezar a preguntarle sobre la escuela.

  • Ayude a su hijo a ver el panorama general. Si su hijo explota cuando está haciendo la tarea de matemáticas, espere a que se calme. Luego anímelo a que reflexione sobre qué lo molestó. Hablen de lo que podrían hacer la próxima vez para disminuir la ansiedad.

  • Considere ayuda psicológica. Si la ansiedad de su hijo está evitando que funcione o disfrute de la vida, hable con su médico. Él lo referirá a un especialista en salud mental que los ayude.

Tenga en cuenta que es fundamental realizar una evaluación completa para determinar si su hijo tiene TDAH, un trastorno de ansiedad o ambos. Esto es especialmente importante si está considerado usar medicación. La medicación para el TDAH puede disminuir la ansiedad en algunos niños, pero también existe la posibilidad de que aumente la ansiedad en algunos niños.

La ansiedad puede ser una condición de por vida para algunos niños con TDAH. Pero con el apoyo adecuado se pueden controlar ambas condiciones y tener éxito en la escuela y en la vida.

Puntos clave

  • Los niños con TDAH son más propensos a sentir ansiedad que los niños que no tienen TDAH.

  • En ocasiones los niños con ansiedad pueden ser diagnosticados erróneamente con TDAH, o viceversa.

  • Esté atento a las señales de ansiedad, y si está preocupado hable con el médico de su hijo.

Comparta

Comparta TDAH y ansiedad: Lo que necesita saber

  • Facebook
  • Twitter
  • Pinterest
  • Correo electrónico
  • Mensaje de texto
  • PróximamenteGoogle Classroom

Comparta TDAH y ansiedad: Lo que necesita saber

  • Facebook
  • Twitter
  • Pinterest
  • Correo electrónico
  • Mensaje de texto
  • PróximamenteGoogle Classroom