Cerrar
Idioma
English
Español
Blog:  La esquina del experto

La nueva manera de pensar acerca del TDAH y el funcionamiento ejecutivo

La esquina del experto entrada del blog de Thomas E Brown
May 11, 2016

Conductor detenido en una señal de Pare.

Por décadas, el TDAH fue considerado como un problema de conducta en niños pequeños. Se creía que los niños con TDAH eran simplemente hiperactivos, que no prestaban atención cuando se les hablaba y frustraban a sus maestros y sus padres. Las personas a menudo pensaban que ellos superarían sus problemas al final de la infancia o a principios de la adolescencia. Algunos siguen pensando de esa manera sobre el TDAH.

Sin embargo, gracias a las investigaciones, ahora sabemos que el TDAH afecta tanto a las niñas como a los niños. Con frecuencia persiste hasta la adolescencia y la adultez. Y muchas personas con TDAH nunca han tenido ningún problema de conducta significativo.

Para muchas personas con TDAH, el principal problema es la atención. Nuestro entendimiento de lo que eso significa también ha evolucionado. La atención no solo se refiere a escuchar cuando alguien le está hablando. Es una idea mucho más amplia que se refiere al sistema de control del cerebro, sus “funciones ejecutivas”.

La función ejecutiva involucra estar enfocado. También, en la actualidad pensamos en ese concepto en términos más amplios. Prestar atención es más que permanecer quieto y dirigir toda la atención hacia algo en particular, como al “enfocar una cámara”. Es más bien como “enfocarse en conducir”.

Qué requiere “enfocarse en conducir”

Cuando nos concentramos en conducir un auto, no estamos simplemente fijando nuestra mirada en el parachoques del auto que está enfrente. Además de estar observando ese auto, también estamos viendo el semáforo situado más adelante. Al cambiar la luz de verde a amarillo movemos el pie del acelerador al freno.

Al conducir, continuamente miramos el espejo retrovisor y los espejos laterales para ver si se aproximan autos por detrás o por los lados. También podemos darnos cuenta de un camión que está retrocediendo y de varias personas cruzando la calle para tomar un autobús que se aproxima.

Continuamente cambiamos nuestro foco de atención, ignorando algunas cosas y reteniendo otras brevemente en la mente (también podemos estar pensando en lo que vamos a comprar cuando lleguemos a la tienda).

En cierto momento, estamos planeando cambiar al carril de la izquierda para prepararnos para doblar en la siguiente esquina. De repente, un perro se atraviesa en la calle frente a nuestro auto. Ahora tenemos que cambiar rápidamente de velocidad para adaptarnos a la nueva situación. Necesitamos evaluarla, decidir qué hacer, estar pendientes de los autos que están detrás y al lado y entonces actuar rápidamente.

Y durante es situación, necesitamos recordar nuestro objetivo, nuestro destino y cómo llegar ahí.

Cómo “enfocarse en conducir” requiere funciones ejecutivas

Como verá, “enfocarse en conducir” es un proceso complicado. Involucra muchas acciones de iniciar, detenerse y darse cuenta de una cosa tras otra. Requiere que tengamos presente lo que acabamos de ver o de escuchar e ignorar muchas otras cosas que podrían distraernos. También implica controlar nuestras emociones para que podamos mantener la calma y no reaccionemos exageradamente a las frustraciones.

Este tipo de enfoque requiere planificar y controlar nuestras acciones. Las funciones ejecutivas nos ayudan a lograrlo. Nos permiten realizar tareas por nosotros mismos sin que nadie nos diga qué hacer a continuación, paso por paso. Nos ayudan a cruzar calles transitadas, mantener conversaciones y manejar nuestro trabajo.

Esas funciones cerebrales incluyen todo lo siguiente, funcionando conjuntamente:

  • Organizar, priorizar y empezar las tareas que necesitamos hacer
  • Enfocarse en lo que se requiere hacer, mantener la atención y cambiar el foco de atención de acuerdo a la circunstancias
  • Controlar nuestro sueño y estado de alerta y perseverar para terminar las cosas a tiempo
  • Controlar nuestras emociones para que no sean un gran obstáculo en lo que hacemos
  • Usar nuestra memoria funcional a corto plazo para retener múltiples cosas en la mente, recordándolas cuando sea necesario.

Cómo se relacionan las funciones ejecutivas con el TDAH

¿Cómo se relaciona todo esto con el TDAH? Las dificultades con las funciones ejecutivas son rasgos característicos en muchos chicos con TDAH. Causan los comportamientos que a menudo asociamos con el TDAH. También explican porqué esas conductas a menudo continúan después de la infancia.

Las funciones ejecutivas se desarrollan a lo largo del tiempo. Los mecanismos cerebrales que las operan son algunas de las partes del cerebro que se desarrollan más lentamente. Las funciones ejecutivas nos maduran en su totalidad hasta finales de la adolescencia o cuando las personas tienen poco más de veinte años.

Algunas personas tardan más tiempo que otras en desarrollar sus funciones ejecutivas. Los que tienen TDAH pueden tardan un promedio de 3 a 5 años más que otras personas y, en ocasiones, más tiempo. Ese retraso no tiene nada que ver con la inteligencia, pero si tiene que ver mucho con la herencia.

El retraso en el desarrollo del funcionamiento ejecutivo puede ser un problema hereditario. De cada 4 personas con TDAH, una tiene un padre/madre con TDAH. Las otras tres probablemente tienen un pariente cercano con TDAH.

El TDAH y las funciones ejecutivas: La nueva ecuación

A medida que se investiga más sobre el TDAH, nuestra comprensión aumenta. Muchos investigadores ahora concuerdan que podemos escribir una ecuación que diga: “TDAH = discapacidad del desarrollo de las funciones ejecutivas del cerebro”.

Pero solo porque el TDAH tiende a manifestarse en miembros de una misma familia, y porque las funciones ejecutivas tarden más en desarrollarse en chicos con TDAH, no significa que usted no pueda ayudar a su hijo a desarrollar habilidades y manejar los retos del TDAH.

Conozca más sobre las diversas opciones de tratamiento para el TDAH. Averigüe sobre las posibles adaptaciones en la escuela. Y ayude a su hijo a desarrollar estrategias para organizarse.

Además, entienda algunos de los comportamientos comunes del TDAH. Entérese por qué muchos chicos con TDAH frecuentemente mienten y tienen dificultad para empezar y finalizar tareas. Y aprenda por qué los chicos con TDAH pueden enfocarse bien en ciertas actividades pero no pueden concentrarse en la mayoría de las otras.

Las opiniones, puntos de vista, información y cualquier contenido en los blogs de Understood.org son responsabilidad únicamente del escritor del blog y no necesariamente reflejan los puntos de vista, valores, opiniones y creencias, ni están avaladas por Understood.

Acerca de este bloguero

Retrato de Tom Brown

Thomas E. Brown es psicólogo clínico y profesor asociado de psiquiatría en Keck School of Medicine de USC.

Lo más reciente en Understood