Ir a contenido

Autocontrol: Qué significa para los niños

Por Lexi Walters Wright

De un vistazo

  • El autocontrol es una habilidad compleja que se desarrolla con el tiempo.

  • Permite que los niños se tranquilicen y piensen antes de actuar.

  • Algunos niños tardan más tiempo en desarrollar autocontrol.

Imagínese que usted está cenando en casa de alguien y considera que la comida necesita sal. Usted podría inclinarse sobre la mesa para alcanzar el salero antes que alguien más lo tome, o esperar un momento y pedir que se lo pasen.

La mayoría de los adultos tienen la capacidad de hacer una pausa y actuar apropiadamente en esa situación: esperan por el salero porque es lo cortés y adecuado. Piensan antes de actuar para obtener un resultado mejor, ya sea en situaciones sociales, en el vecindario o en su lugar de trabajo.

Pero ¿qué ocurre con los niños? ¿Qué significa para ellos el autocontrol? Conozca qué es en realidad el autocontrol y por qué tenerlo facilita que los niños prosperen en la escuela y en su vida diaria.

¿Qué es el autocontrol?

El autocontrol puede parecer algo sencillo, pero en realidad es una destreza complicada. De hecho, forma parte de un grupo de habilidades que permite que los niños manejen sus pensamientos, sus acciones y emociones para así poder realizar las cosas. (Los expertos llaman función ejecutiva a este grupo de destrezas).

Existen tres tipos de autocontrol:

Tener autocontrol ayuda a los niños en todas las facetas de su vida, pero es especialmente importante para socializar. Que sean capaces de controlar sus acciones y reacciones ayuda a que se adapten y hagan amigos. Y ser socialmente exitoso mejora la autoestima.

El autocontrol se desarrolla con el tiempo. Empieza a formarse a muy temprana edad y continúa hasta que la persona tiene más de 20 años.

Mientras más edad tenga el niño, más capaz será de:

  • Esperar por las cosas que quiere sin hacer berrinches.

  • Anticipar lo que podría suceder si dice algo o actúa de cierta manera.

  • Controlar su enojo o frustración sin perder los estribos.

  • No tocar las cosas que no son suyas.

  • Fijarse una meta y crear un plan para alcanzarla.

  • Analizar cómo su conducta afecta a otros y hacer cambios basándose en lo que piensa.

Cómo luce el autocontrol en los niños

El autocontrol se evidencia de diversas maneras, dependiendo de la situación y del lugar donde los niños se encuentren. Estos son algunos ejemplos de cómo luce:

  • En clase: Los niños esperan a que se les pregunte directamente en lugar de precipitarse con la respuesta. Se toman su tiempo para pensar en lo que dijo el maestro.

  • En grupos sociales: Los niños manejan las bromas ligeras sin ponerse a llorar. Reaccionan de mejor manera.

  • En las tiendas: Los niños no agarran las cosas de las estanterías o del mostrador. Preguntan si pueden verlas o tocarlas.

  • En el recreo: Los niños esperan su turno para usar el tobogán en lugar de ponerse de primeros en la fila. O en su lugar, podrían decidir usar los columpios.

  • En casa: Los niños no interrumpen las conversaciones, incluso cuando les urge decir algo. Esperan hasta que la otra persona termine de hablar.

Puede que usted no se dé cuenta de que estos comportamientos requieren tener ciertas habilidades, pero así es. Sin autocontrol, los niños se comportarían muy diferente y podrían:

  • Interrumpir mucho.

  • Hablar sin parar.

  • Hablar cuando no es su turno.

  • Tener dificultad para esperar su turno.

  • Frustrarse muy fácilmente y darse por vencidos prontamente.

  • No aguantar la crítica.

  • Continuar haciendo pataletas mucho después de que otros niños ya no se comportan así.

  • Ser excesivamente activos o inquietos.

Por qué algunos niños tienen problemas con el autocontrol

Los niños desarrollan el autocontrol a diferente ritmo y algunos tardan más tiempo que otros. Por ello tienen más dificultad para controlar su comportamiento hasta que se igualan con sus compañeros.

Sin embargo, en ocasiones los niños tienen problemas con el autocontrol debido a problemas subyacentes. Una causa común de la dificultad para controlarse es el TDAH y las dificultades con el procesamiento sensorial.

Los eventos o situaciones estresantes también pueden crear problemas con el autocontrol. Los niños pueden portarse mal en respuesta a lo que está ocurriendo en sus vidas.

Cualquiera que sea el motivo, no tener autocontrol puede ser problemático para los niños. Podrían sentirse avergonzados o frustrados de continuar haciendo cosas que saben que no deberían hacer. Por ello es importante que sepan que el autocontrol puede mejorar con la práctica.

Puntos clave

  • El autocontrol requiere tiempo para desarrollarse.

  • Los niños pueden tener dificultades emocionales, motoras y para controlar sus impulsos.

  • Algunas condiciones como el TDAH pueden causar problemas con el autocontrol.

Comparta

Comparta Autocontrol: Qué significa para los niños

  • Facebook
  • Twitter
  • Pinterest
  • Correo electrónico
  • Mensaje de texto
  • PróximamenteGoogle Classroom

Comparta Autocontrol: Qué significa para los niños

  • Facebook
  • Twitter
  • Pinterest
  • Correo electrónico
  • Mensaje de texto
  • PróximamenteGoogle Classroom