Ir a contenido

El estrés en niños que piensan y aprenden diferente

Por Peg Rosen

De un vistazo

  • El estrés no siempre es malo, puede ayudar a las personas a superar desafíos.

  • Los niños que piensan y aprenden de manera diferente podrían sentir más estrés que otros niños.

  • Usted puede ayudar a su hijo a manejar el estrés en el hogar y en la escuela.

Imagine esta situación. Es el día de un examen de matemáticas importante. Muchos niños se sienten un poco estresados. Pero los que han estudiado y suelen salir bien en las pruebas se enfocan en realizarla. Algunos incluso se sienten entusiasmados de sacar una buena calificación.

Pero ¿qué sucede con los estudiantes que a menudo no salen bien en los exámenes, o que estudian pero no recuerdan o no entienden el material? Ese es el caso de muchos niños que piensan y aprenden de manera diferente. Puede que se sientan más estresados que los demás.

¿Qué es el estrés?

Todas las personas experimentan estrés. Es la respuesta de “lucha o huída” de nuestro cuerpo ante los muchos desafíos que enfrentamos en la vida. Cuando sentimos estrés, nuestros corazones laten más rápido, nuestras manos sudan y nuestro sistema se prepara para la acción.

El estrés puede ser beneficioso. Nos energiza para enfrentar los retos. Muchos niños podrían sentir estrés por los exámenes, pero la mayoría averigua cómo superar ese reto. Saben lo bien que se siente lograrlo y quieren “asumirlo”.

El estrés también puede ser perjudicial cuando nos sentimos abrumados por nuestros desafíos, o no sabemos cómo salir adelante.

Cómo afecta el estrés a los niños que piensan y aprenden diferente

Los niños que piensan y aprenden de manera diferente enfrentan los mismos factores de estrés que los demás niños: tareas escolares, situaciones sociales y problemas familiares. Sin embargo, enfrentan problemas adicionales que contribuyen a su nivel de estrés.

En la escuela: Hay muchos factores que pueden desencadenar estrés, dependiendo del niño. Algunos ejemplos son aulas caóticas, tareas escolares confusas o miedo a fracasar. Los niños con dificultad para leer podrían sentir temor cuando el maestro les pide que lean en voz alta. Los estudiantes con dificultad para escribir podrían sentirse estresados cuando tienen que tomar apuntes.

En la casa: Los niños que piensan y aprenden de manera diferente tienen dificultad con los cambios en las rutinas o los planes, como cuando se cancela una cita para jugar con un amigo.

Por otra parte, pueden sentirse abrumados si tienen demasiadas actividades después de batallar todo el día en la escuela. El estrés podría acumularse cuando los niños regresan a sus hogares y sus familias esperan demasiado de ellos. Los niños que se sienten muy estresados en la escuela a veces se descontrolan al regresar a sus casas porque allí pueden desahogarse.

Socialmente: La mayoría de los niños quieren sentirse aceptados. Esto es especialmente difícil para los niños que piensan y aprenden de manera diferente, o para aquellos a los que les cuesta socializar. Podrían sentir que son diferentes a los demás cuando entran al salón de recursos o tienen más tiempo para terminar el examen. Podría costarles encontrar a alguien con quien sentarse a la hora del almuerzo o con quien estar en el recreo.

Signos de estrés a los que estar atentos

Tal vez su hijo no pida ayuda. Por eso es importante estar atento a los signos de estrés, que incluyen:

  • Cambios fuertes y repentinos en el esfuerzo que hace en la escuela.

  • Evita ir a la escuela y los exámenes.

  • Cambios importantes en su actitud, podría estar de mal humor o despreocupado.

  • No hace los deberes de la casa.

  • Tiene cambios de conducta.

  • Actúa como una persona de menos edad.

  • Se aísla o tiene arrebatos emocionales.

  • Toma distancia de la familia o los amigos.

  • Problemas de sueño.

  • Poco apetito o come demasiado.

  • Dificultad para concentrarse.

Tenga en cuenta que el estrés no es lo mismo que la ansiedad. Sin embargo, el estrés crónico puede convertirse en ansiedad. Lea sobre la conexión entre el estrés y la ansiedad.

Cómo ayudar

Si usted piensa que su hijo está estresado, hay mucho que puede hacer para ayudarlo.

Continúe hablando y escuchando. Anime a su hijo a que le cuente cuando se siente abrumado. Hable con los maestros para comunicarles lo que usted está viendo y escuchando.

Fortalezca emocionalmente a su hijo. Celebre incluso las victorias más pequeñas para que su hijo aprecie cómo se siente tener éxito. Elogie su esfuerzo y proporcione elogios que fortalezcan su autoestima.

Fomente la salud. La actividad física, los buenos hábitos de alimentación y el descanso pueden ayudar a su hijo a sentirse fuerte. Ayúdelo a que participe en actividades escolares paulatinamente, en lugar de participar en todas al mismo tiempo.

Enséñele a manejar el estrés. Use el juego de roles para ayudar a que su hijo se sienta cómodo en situaciones estresantes, como pedirle ayuda al maestro o caminar solo en el comedor de la escuela. Avísele con anticipación los cambios en su rutina y hablen sobre cómo prepararse. También pueden desarrollar un reforzador de aptitudes. Esta técnica ayuda a los niños a enfrentar los retos con más seguridad.

Busque apoyo fuera de la escuela. Los grupos de habilidades sociales en la escuela (o privados) pueden ayudar a los niños a adquirir confianza y aprender estrategias para manejar el estrés. Además, así se dan cuenta de que no son los únicos. El yoga y la meditación pueden reducir el estrés. Tal vez la escuela o alguna organización en su vecindario ofrezca clases. (Revise apps de meditación para niños).

Si el estrés está perjudicando a su hijo, hable con el consejero escolar o con su médico. A veces, el estrés puede ser señal de otra condición como la ansiedad o la depresión. Conocer los señales puede ayudarlo a estar atento. También puede usar un registro de ansiedad para dar seguimiento de lo que está observando.

Puntos clave

  • Tener rutinas en la casa puede aliviar del estrés escolar.

  • Puede que los niños no pidan ayuda, así que esté atento a los signos de estrés en su hijo.

  • Ayude a su hijo a entender que todos sentimos estrés, y que cierto tipo de estrés puede ser beneficioso.

Comparta

Comparta El estrés en niños que piensan y aprenden diferente

  • Facebook
  • Twitter
  • Pinterest
  • Correo electrónico
  • Mensaje de texto
  • PróximamenteGoogle Classroom

Comparta El estrés en niños que piensan y aprenden diferente

  • Facebook
  • Twitter
  • Pinterest
  • Correo electrónico
  • Mensaje de texto
  • PróximamenteGoogle Classroom