Ir a contenido

¿Qué es la sobrecarga sensorial?

Por Ellen Braaten, PhD

“Mi hijo de 5 años de edad fue recientemente identificado con dificultades del procesamiento sensorial, y el evaluador habló sobre la “sobrecarga sensorial”. ¿Qué significa eso?”

Todos hemos experimentado una sobrecarga sensorial en algún momento, pero no nos detenemos a pensar en eso ni en darle un nombre.

Una sobrecarga sensorial ocurre cuando algo a nuestro alrededor estimula excesivamente al menos uno de nuestros sentidos. Pudiera ser una televisión con mucho volumen, una habitación llena de gente o una cafetería ruidosa y con un olor intenso. Repentinamente nuestros sentidos reciben demasiada información y nuestro cerebro no puede procesarla.

Generalmente es bastante fácil escapar de la incomodidad que estamos sintiendo. Nos vamos de la fiesta, comemos en otro lugar o nos salimos de la habitación donde está la televisión. Y si no, toleramos lo que nos molesta.

Pero una sobrecarga es más intensa y mucho más difícil de manejar para los chicos que tienen dificultades del procesamiento sensorial. Muchas situaciones cotidianas pueden desencadenar esa respuesta.

Por ejemplo, considere usar un baño público. El ruido del secador de manos, el olor de los inodoros y el eco de las voces puede ser abrumador y generar una sobrecarga sensorial en los niños.

Además, muchos aparatos en el baño puede que funcionen de manera automática y por lo tanto están fuera del control de los chicos. El inodoro se limpia sin tener que accionar la palanca, el secador de manos se activa sin oprimir un botón. Algunos chicos podrían tener tanta dificultad en soportarlo que tienen una crisis sensorial.

La mejor manera de evitar una sobrecarga sensorial es saber qué la desencadena en su hijo. Estas son algunas señales de que su hijo podría estar experimentando una sobrecarga sensorial.

  • Taparse los oídos, cerrar los ojos, cubrirse la cara

  • Evitar ciertos lugares

  • Llorar

  • Alejarse de ciertas situaciones

  • Aislarse y no responder preguntas

  • Quejarse de cierta ropa o texturas

Si ve cualquiera de estas señales, puede intentar alejarlo de la situación. También puede intentar modificar la situación. Por ejemplo, podría solicitar cambiar de mesa en un restaurante para alejarse de los parlantes tocando música a un volumen alto.

Tal vez no pueda evitar algunas de esas situaciones. Pero puede preparar a su hijo para lo sucederá y proponer maneras para que las controle. Además, hacer que participe en una dieta sensorial puede ayudarlo a mejorar su autorregulación y hacer que la sobrecarga parezca menos intensa.

Comparta

Comparta ¿Qué es la sobrecarga sensorial?

  • Facebook
  • Twitter
  • Pinterest
  • Correo electrónico
  • Mensaje de texto
  • PróximamenteGoogle Classroom

Comparta ¿Qué es la sobrecarga sensorial?

  • Facebook
  • Twitter
  • Pinterest
  • Correo electrónico
  • Mensaje de texto
  • PróximamenteGoogle Classroom